Entre Langayo y Oreja

No es necesario realizar largos recorridos para contemplar un paisaje diferente. Basta con visitar los alrededores de una localidad, o parte de ellos. Es el caso de la excursión que traemos hoy a esta página: un recorrido por la zona suroeste de Langayo.

No sabemos mucho de esta localidad -perdida en los páramos y vallejos próximos a Peñafiel- en comparación con lo que debió ser a lo largo de la historia. De entrada, su nombre es de origen prerromano, se encuentra situada en un promontorio dominando los valles de Oreja y la Peña y entra en la historia con la repoblación del Duero, acompañando a Peñafiel. Hay que proponérselo para acercarse hasta aquí, pues si antaño no estaba lejos de la histórica cañada de la Yunta que unía Cuéllar y Peñafiel, hoy queda al margen de cualquier carretera medianamente frecuentada. Pero su estampa y el lugar donde se levanta no pueden ser más hermosos. Un lugar adecuado para recordar que el mundo está bien hecho, ahora que se ha homenajeado a Jiménez Lozano en la Feria del Libro de Valladolid.

Entre el camino y el sembrado, cardos y amapolas

Los caminos que hemos recorrido no son anchas pistas de buen firme, sino caminos normales, estrechos, con roderas y abundante hierba y flores. Pero el firme no es malo. Únicamente sufrimos un poco en una zona en la que debía haber caído una tormenta el día anterior, pues las ruedas se llenaron de esa greda tan pegajosa y molesta para los ciclistas.

Chozo de pastor

El campo estaba en su punto álgido primaveral. Los sembrados, cada uno con su específica tonalidad según fuera un tipo u otro de cebada o trigo. Además, abundaban las plantas de guisantes para pienso y estaban naciendo los girasoles. En las laderas quedan terrenos dedicados -al menos históricamente- a pastos.

El día, por el contrario, no fue bueno. Fresco –se agradecía el cortavientos- con el sol ausente. Como estamos ya en junio se echaba  de menos.

Así que fuimos rodando caminos de manera simple: cuesta arriba, llano, cuesta abajo. Y vuelta a empezar. Así, hasta cinco subiditas. Pero la cosa estuvo muy bien, pues la variedad estaba asegurada.

Veamos las cinco.

Desde el Vallejo

1.- El Vallejo.-  Empezamos a subir prácticamente al salir de Langayo. Bonito camino con buen firme. Conforme nos alejábamos, ganaba perspectiva el valle sin perderla la torre de la iglesia de San Pedro. Subimos por una cabeza de páramo, dejando más al oeste otra en la que se observa un guardaviña dominando el valle entre almendros. Arriba la vista se agranda sobre los valles adyacentes y alcanza al páramo de la otra orilla del Duero.

Ya más remetidos en el páramo, nos esperan restos de corrales. Por este lugar cruzan veredas y coladas. Ya bajando, topamos con más corralizas, sobresaliendo un buen chozo de pastor recostado en la ladera.

Aquí tenía Isa su monte. Alguien se lo arrebató.

2.- El monte de Isa– Pues allá subimos, por otro camino con abundancia de hierba y bien floreado, que es la estación. Donde comenzamos la subida fuerte vemos los cimientos de una antigua casa -¿la de Isa?- y, muy cerca, una corza se aleja con su cría. Rodamos unos metros por el páramo pero el camino desapareció: menos mal que quedaban dos roderas –de algún tractor- en el trigal. Las aprovechamos y salimos al cerral sobre el arroyo de la Peña. Otra espléndida vista. En las laderas, todavía queda algún bosquete de matas de roble. Bajamos por otro camino poco transitado, que son los que más encanto tienen.

Panorámica del arroyo de la Peña

3.- La Cañada. De nuevo al páramo. Por la cañada, según el mapa. Pero ya no existe. Arriba, entre los sembrados, se levantan algunos robles de buen porte. Alguien se olvidó de talarlos y nosotros se lo agradecemos. Y por otro cabezo de páramo, siguiendo un camino un tanto aéreo, nos presentamos en el largo valle que modela el arroyo de Oreja.

Aspecto de Conejeras

4.- Conejeras.- ¡De nuevo arriba! Ahora aprovechamos el camino de los Fermines, que con alguna revuelta, entre sembrados, barbechos y baldíos nos conduce a un páramo luminoso, a pesar de la ausencia de sol, y es que las cebadas brillan además de tener buen color. Y ondean al viento. Buscamos el vallejo de las Conejeras que se encuentra protegido por unos buenos riscos y cantiles de caliza, esculpidos por el agua y el viento durante milenios. Ya se ve que no hay dos vallejos iguales. Por un sendero en ladera acabamos conectando por un camino carretero –o casi- que desciende entre algunas densas choperas hasta al arroyo de Oreja.

Cardos marianos entre Oreja y las Conejeras

5.- Oreja y Valdebarajas. Estamos en un valle de vegetación exuberante y de fuertes laderas que dejan ver, sobre todo en la parte más alta, la piedra caliza. No nos ve una corza con sus dos crías, lo que aprovechamos para observarlas. Durante un minuto la corza otea y vigila, para mordisquear durante unos breves segundos, y así sucesivamente. Mientras, las crías saltan y comen. Hasta que me dejo ver y se esconden silenciosamente entre la vegetación de la chopera del arroyo.

Al final se abrió un poco el cielo

Sigo por un sendero que domina bien el valle. Por fin, puedo ver de lejos las ruinas de Oreja. Sobre el monasterio románico de Oreja no se ha descubierto nada nuevo, ningún documento que aclare sus misterios quiere salir a la luz. Pero descubro –al volver a casa- que alguien ha reconstruido Oreja virtualmente, durante la pandemia. Aquí puede verse.

Otra vez en el páramo. Ahora nos mantenemos en él bastante tiempo, recorriendo primero el camino de la Gargantina y luego el de Valdebarajas, para caer finalmente en Langayo.

Ahora conocemos un poco más los vallejos de Langayo. El trayecto en wikiloc.

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s