Robles en Corcos

Pues sí, seguimos faldeando el páramo de los Torozos, buscando robles y encinas, tanto aislados como formando pequeños bosquetes.

Esta vez hemos partido de Corcos. Subimos al páramo por el oeste, por el camino de la Nevilla y volvimos a bajar a Corcos por la Baldesa. Mereció la pena este breve recorrido inicial de 5 km, sobre todo porque nos acercamos a algunas manchas de monte y pudimos contemplar el pueblo desde arriba, con la torre de la iglesia que sobresale y la hilera de bodegas recostadas en la ladera del páramo, preparadas para recoger todo el sol poniente.

Luego, tras dejar de nuevo el pueblo –esta vez por el viejo cementerio- fuimos ascendiendo poco a poco por el antiguo trazado de la cañada real leonesa hasta desviarnos por el camino de Pedraza de Campos. Después de cruzar un monte mixto de encina y robles, pudimos asistir, conforme avanzábamos, a un desfile de modelos de quejigos: grandes y medianos, alguno con hojas verdes, alguno casi desnudo, la mayoría con hojas entre el amarillo pajizo y el dorado, unos con ramas tortuosas, otros con ramas elevándose casi rectas hacia el cielo… Y al fondo, el ejército de molinos de Torozos, en su territorio, en Ampudia.

El firme de los caminos era el adecuado para nuestras bicis. Un poco mojado, alguno empedrado, alguno con hierba suave, la mayoría con tierra dura.

Después de avanzar menos de un kilómetro por la carretera de Ampudia, no introdujimos entre tierras de labor por linderos de matas de roble y encina en los que se avanzaba regular hasta que, al fin, salimos a un camino de servicio de los molinos. Curioso paisaje: grandes robles, pero ciclópeos molinos que los hacían pequeños.

Cruzamos la vereda de la raya de Ampudia y Corcos con rumbo al caserío de la Barranca, dejando atrás ruinas de corrales y pozos ganaderos. Una vez más –y a pesar de los molinos- los campos horizontales nos ofrecían un hermoso panorama; el cielo también se había aliado con ellos para reafirmar ese equilibrio natural, hermosos y sencillo a la vez.

Cuesta abajo, por el ancho camino de Villalba de los Alcores nos presentamos de nuevo en Corcos. Recorrimos casi 25 km; he aquí el trayecto seguido.

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

2 opiniones en “Robles en Corcos”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: