Epílogo: San Román (de los Infantes), el pueblo que nos dejó encantados

Lo repetimos: curioso pueblo. Hemos visto muchos en la provincia de Zamora, muchos en León y en Castilla, pero ninguno como este. Tiene algo y no acabamos de saber qué es. Incluso en Sayago, su comarca, es distinto. Juega en otra liga, diríamos hoy. O está encantado, que diríamos ayer.

De entrada, es villa, y posee un nombre con rimbombante apellido: de los Infantes. ¿Quiénes eran los tales? ¿hijos de qué rey? No se sabe, pues parece que perteneció, más que a unos infantes, a una infanta, doña Sancha Raimúndez, hermana mayor de Alfonso VII, imperator totius Hispaniae, nada menos. Si es así, no puedo tener origen más regio y –diríamos hoy- fin más triste.

Por otra parte, San Román está rodeado de buenas y amplias dehesas: La Corba, Las Vegas, Congosta, Mezquetilla, Casillina, que hoy se encuentran bien protegidas por cercas y, sin embargo, el territorio propio de la villa es mínimo, siempre estuvo, por tanto asfixiada. Tal vez los habitantes de San Román no fueran mas que jornaleros temporeros de las dehesas y pobres propietarios de pequeños rebaños. Así, el pueblo quedaría social y económicamente anquilosado.

Horno

Por si fuera poco, no tiene ayuntamiento propio, pertenece a Pereruela. Otro contraste, Pereruela es uno de los poco pueblos todavía boyantes de Zamora, gracias a la industria hornera en barro. Haz la prueba y pon Pereruela en un buscador; luego San Román. Hay trabajo y desarrollo en Pereruela, San Román se está olvidado.

Original transformador e iglesia

Por San Román no se llega a ninguna parte. Sólo al fondo de un saco o meandro. Cierto que, desde principios del siglo pasado, se pasaba muy cerca –por el cementerio- para llegar a la presa y central sobre el Duero, una de las primeras de España. De hecho, Valladolid, Zamora y Toro fueron de las primeras ciudades de España en recibir energía eléctrica y lucir, gracias a la presa de San Román. El magno edificio de la EPV, en el paseo de Isabel la Católica de Valladolid, se construyó en 1905 para recibir la electricidad de San Román. Aquí hemos visto un viejo transformador de piedra, señal de que la luz también llegó pronto a esta localidad, ¿o no? Parece el único signo de progreso en entre tanto abandono.

No falta el tendido eléctrico

Tal vez todo lo anterior ha contribuido al estado actual de San Román, villa pobre y perdida en el tiempo y en el espacio aunque muy cerca de la riqueza de las dehesas, de la producción de energía eléctrica y de la industriosa alfarería de hornos.

Y aquí paramos los comentarios para dejar paso a una acertada y sentida descripción de su arquitectura cuyo autor es Javier Sainz (en La Opinión, de Zamora):

La mayor parte de las casas se escalonan en la ladera de la margen derecha, sobre solares en los que emergen berruecos un tanto irregulares. Dominan los edificios antiguos, creados con rústicas paredes desprovistas de cualquier tipo de enfoscados. El material de obra esencial es un esquisto muy oscuro, casi negro, en el que intercalaron cantos irregulares de cuarzo lechoso que destacan por su blancura. A su vez, las techumbres poseen tejas un tanto deslucidas. Muchos de los inmuebles se hallan abandonados, lo que agrega una acusada sensación de decrepitud y decadencia. En uno de ellos aún se marcan los volúmenes de un par de viejos hornos domésticos, impermeabilizados con lajas de pizarra. En conjunto se genera un ambiente muy sobrio, casi lóbrego, pero sumamente pintoresco. Sin duda, dentro de nuestra provincia es uno de los núcleos más armónicos e impactantes; pena es que se encuentre tan dañado por la ruina.

Antiguo edificio de «El Porvenir»

Las casas disponen de un atrio que protege la entrada; la chimeneas sobre el tejado se elevan en forma de pirámide truncada; los hornos aparecen al exterior; abundan en las paredes de las casas los respiraderos o pequeñas ventanas; la puertas son irregulares, aprovechando el espacio, más bien pequeñas para evitar la entrada del frío…

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: