Con las luces del amanecer

Dicen que se ha acabado el verano y que esta semana que acaba de empezar nos traerá lluvias. No lo sé. Lo que sí que sé es que ayer lució un sol espléndido e hizo un calor de aúpa. Salí aun de noche de la ciudad sin echar en falta la manga larga -¡cuántas madrugadas de julio he tiritado echandola en falta- y me planté en el borde del páramo, entre Arroyo y Zaratán, para ver salir el sol sobre el cerro de San Torcaz en Renedo y despedir a la luna en la llanura del páramo. ¡Curiosa esta sensación de rodar entre la luna y el sol!

Con lo dicho, estaría contado lo mejor de la excursión de este día, último de la feria y fiestas de la Virgen de San Lorenzo. Pero hubo más; por ejemplo que durante algún kilómetro pude rodar por el borde del páramo y no por el camino ladiego de más abajo, ya conocido. Así, disfruté de un panorama único: primero, la gran ciudad todavía dormida y, a continuación, el valle del Duero desperezándose, soltando esa fina neblina que le ayuda a pasar la noche adormecido. Al fondo, la silueta de Guadarrama que desaparecía conforme la aurora pasaba a sol. Encinas y pinos recibían los primeros rayos e iban cambiando de un color mortecino y gris a otro que manifestaba mejor que seguían viviendo.

Los campos estaban muy resecos. Un terrible verano había pasado por ellos sin querer despedirse aún. Sólo los conejos parecían ajenos a la tremenda sequía. Algunos pajarillos empezaban a animarse. Abajo, la localidad de Arroyo seguía encomendada a sus sueños. Algún caminante se dejó ver algo más tarde, ya en los alrededores de Ciguñuela.

El páramo se cruza rápido; el sol, de culo no molesta. Llegamos a un paraje de ondulaciones abundantes –teso de la Cera, arroyo (seco) de Valmayor, reguera Matajudíos, las Quebrantaduras- del que salimos por el solitario chopo de la fuente del Pozuelo, en el picón de los Pleitos.  El sol ya estaba alto y la luna, llena de vergüenza, había desaparecido de nuestro mapa real.

Nos acercamos hasta el barco de los Degollados, ya en el término de Castrodeza, donde han plantado frutales. Y empezamos a volver, poniendo rumbo a Simancas por pagos bien conocidos: el Rebollar, el páramo del Torrejón, el barranco del Pozo y… descanso en Simancas, repleta de talanqueras,  pues también disfrutaba de su último día de fiestas.

Aquí, el recorrido.

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

2 opiniones en “Con las luces del amanecer”

  1. Hola,de vez en cuando leo el blog. Es de admirar lo bien que conocéis todos los rincones de la zona de los que no es fácil encontrar información. Sobre todo con el tema de las fuentes. Me gustaría contactar de alguna manera con vosotr@s. Hay una fuente en Geria,no aparece en los mapas; siempre tenía agua. Han excavado y creo estropeado el sistema para que salga el agua. Me gustaría saber si la conocíais o no y me deis vuestra opinión de cómo era el sistema.
    Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: