Posts Tagged ‘Ampudia’

Romería a la Virgen de Alconada (o de Valladolid a Ampudia con vuelta)

16 mayo, 2017
Valladolid Alconada 035

Caótica e incompleta foto de grupo

Como estamos en el mes de mayo, desde la Escuela Deportiva Niara se planteó de nuevo, como el año pasado, una rodada hasta un santuario de la Virgen. Se eligió el de Alconada, que está a unos kilómetros de Ampudia, en Palencia, y el día 13 de mayo. Para que hubiera éxito en el empeño teníamos que atravesar el páramo de los Torozos, por lo que Chucho y Juan B. se dedicaron la semana anterior a recorrer las pistas, caminos y sendas a fin de conducirnos por la ruta más adecuada. De manera que Chucho nos pastoreó perfectamente por las majadas, prados y montes de Torozos, con algún que otro despiste que no tuvo mayores consecuencias, pues estábamos deseosos de hacer kilómetros y kilómetros.

Otra más completa, clica para verte

Primero atravesamos Valladolid por toda la avenida de Salamanca, respetando siempre el código de circulación y, sobre todo, a los paseantes y ciclistas que venían en contra. No sé por qué se apartaban en cuanto nos veían; ¿lo sabes tú, Apon? ¿O tal vez fue por las continuas eses de Lolo?

Subimos por el derrame del Canal de Castilla hasta la Concha, donde continuaba la excursión sin ningún tipo de tráfico (salvo el nuestro) y nos empezábamos ya a deleitar con el acuático paisaje. Nadie se cayó ni se tiró al Canal –aunque Lolo lo intentó varias eses, digo veces y a Pepe alguno hasta lo empujó- y en el puente de madera nos hicimos la primera y caótica foto de grupo.

Por la sirga del Canal

En la Santa María de Palazuelos se nos unió José que venía con su flamante chaqueta de Sueños en Alforjas: nos contó sus últimas andanzas y el porqué de su afición a la bici. Por cierto algunos ciclistas hemos hablado de que estas salidas hay que hacerlas con más frecuencia, aunque sean un poco más cortas. Así que habrá noticias próximamente. También aquí, en Palazuelos, dejamos el camino de sirga para poner rumbo a Corcos. También olvidamos -¿dónde?- la cámara con la que Juan P. nos estaba convirtiendo en protagonistas de una epopeya de cine. ¿Apareció?

Aproximación a Corcos

La segunda –y última- foto de grupo nos la hicimos en el chozo del Cuquillo: es un chozo de pastor muy esbelto, recientemente restaurado, de manera que lo pudimos ver en perfecto estado y hacernos una idea de cómo vivieron durante siglos los pastores. Algunos –Mencía, Josete, Fosco, Santi, Apon, Alex V.– además de contemplarlo por dentro y por fuera ¡lo escalaron! creyendo que se trataba de un rocódromo. Íñigo cogió una pájara: antes de salir, había jugado un partido de fulbito y tan emocionado estaba que se había olvidado de desayunar. De manera que recibió de todas partes barritas energéticas, chocolate y pijadas así, hasta que la pájara se escapó: a partir de ese momento se puso en cabeza de carrera con Apon, dejando a Joaquín tirado en la cuneta.

Dos campeones

Una cuestecita más y nos encontramos en Corcos. ¡A reparar fuerzas! Además de dar cuenta de lo que llevábamos, nos esperaban Pino, Emilio y Diego con material suplementario. (Tuvo gran éxito la tortilla de patatas de Noe y la ensalada de pasta de Pino)

Esta vez tres, sorteando charcos

Ahora quedaba lo más duro: la subida al páramo. Pero no fue para tanto. Ascendimos sin problemas, especialmente Alex V. y Luis B., que no pesan nada. A Josete y Rafa se les atragantaban un poco las cuestas, pero sin mayores consecuencias. Como Chuchín siempre andaba sobrado, subió a más de uno por el popular método de la palma en la espalda. Pero no mencionaremos a los complementos directos subidos. (Nos hemos enterado que al día suguiente Chuchín se hizo con Mingo otros 100 km de nada; dicen las malas lenguas que estaba un poco cansado)

Llucha en la cabeza de carrera

Otras menciones: Luis F. se vino con una bicicleta antediluviana, con tuercas en los ejes  y pinchó varias veces. Menos mal que Javier siempre tiene la llave adecuada a mano en su bici-taller. Rafa consiguió llegar a Alconada con una bici enana, ultrapesada, sin desviador y con el cambio cristalizado en el sistema poliédrico: fue declarado ¡campeón de la jornada! por unanimidad. Catalina se nos vino –con unos kilómetros de más, desde Simancas- con un tanque-bici que bajaba muy bien las cuestas, pero rodar lo que se dice rodar a una mínima velocidad por llano o cuesta arriba, pues que no. En el páramo se la cambió a Adolfo, de forma que este se hizo al momento con la cola del pelotón hasta la meta. El premio al pundonor se lo llevó Teresa que no dejó de dar pedales y sonreir en ningún momento –a pesar de alguna indirecta- y llegó en plena forma a la meta. Como tenía otras obligaciones no pudo volver en bici, como hubiera sido su deseo. El trofeo a la perseverancia fue a parar Javier, el de la bici-taller, que explicaba a los más bisoños una y otra vez para qué estaban los cambios, cómo cambiar y esas cosas, pero la gente no estaba por la labor y prefería pedalear con el corazón antes que con la cabeza.

Ya en el páramo

Rodamos bajo las aspas de los molinillos, pasamos junto al pozo de la Esquila, nos topamos con algún rebaño de ovejas, hasta que nos dejamos caer al monasterio de la Virgen de Alconada. Bueno, algunos como Juan M., Juan B., Mariano, Ilde o Joaquín– se tiraron ladera abajo a campo traviesa.

Queda poco

Los demás –Fátima (muchas felicidades, que era tu santo), Mencía, Luis B., Nico, Edu– rodaron como si en vez de hacerse 54 kilómetros se hubieran dado un paseíto de nada por el Campo Grande.

En la pradera nos esperaban los que habían llegado en coche; enseguida visitamos a la Virgen (que a eso vinimos) y repusimos fuerzas con empanadas, bocadillos, pastas, un pote enorme de arroz con leche…

Parada técnica

Alguno fue devuelto a Pucela en la furgona. Pero bastantes volvieron en bici a Valladolid: Álvaro, Alberto, Tigre… En la categoría féminas, el primer premio se lo llevó Elena, con más de 100 km a la espalda, y el segundo fue para Isa, que llegó hasta Cigales, o sea, 82 km. También hizo la ida y vuelta Alex V., con una bici pesada y pequeña que si se la dan a Induráin se queda clavado. Llegando a Cigales, después de contemplar un hermoso roble y sufrir una aparatosa caída sin consecuencias, a Óscar se le reventó el cambio trasero cadena incluida y tuvimos que llamar a los coches de apoyo: se presentaron Noe, Antonio y Diego, -¡mil gracias!- los que quedaban escaparon a Valladolid cobardemente sobre dos ruedas. El primer grupo llegó a las diez y pico y el segundo poco después de las once.

Uno de los grupos a la vuelta, cerca de Cigales

Resumen: ¡gran excursión! Todos teníamos un poco de miedo, unos de no llegar a Arconada y otros pensaban que no regresarían -ni de broma- a Valladolid en bici pero…  nos hemos medido y ha habido sorpresas…  ¡buenas!

Valladolid Alconada 160

Tímida primavera en el páramo

11 mayo, 2017

Los agricultores ya lo han anunciado: este año no habrá cosecha en Valladolid y Palencia debido a la persistente sequía. En esta excursión lo hemos comprobado: uno de los terrenos más frescos y suaves de ambas provincias –el páramo de los Torozos- se encuentra en una situación desoladora. Las plantas de cebada ya han empezado a espigar, a pesar de que no levantan –no pueden- más allá de palmo y medio. El trigo todavía no ha espigado, es más tardío, y todavía podría salvarse –al menos aquí- si llueve pronto y en abundancia.

A la salida de Corcos

En los perdidos la situación era similar. Ninguna mala hierba levantaba más de un palmo. Las amapolas y otras flores se pueden contar –nada de innumerables- en esta primavera de finales de abril y comienzos de mayo; solamente una parcela sin sembrar se había pintado de amarillo gracias al humilde picapollos. O sea, daba pena ver el campo, como nos dijo un agricultor con el que charlamos un momento. Sólo las zonas de regadío se habían salvado… de momento, pues también acabarán cortando el agua en muchas debido al estado de los pantanos. Tal vez la ventaja de todo esto sea que este año las espiguillas y cardillos no nos invadirán los calcetines y zapatillas y, por tanto, no vamos a notar esa persistente molestia en nuestros próximos paseos. Bueno, ya veremos.

Cebada junto al chozo del Cura

A pesar de todo, muchos campos de cebada y trigo estaban esplendorosos, con esas tonalidades variadas que tiene el color verde según los distintos tipos y momentos del cereal. Los robles se encontraban echando la hoja y muchos espinos albares, vestidos de blanco, en plena floración.  El monte tenía el suelo seco o sin hierba y los perdidos, con un color entre gris y verde oscuro, como devastado por la sequía. Sólo los aerogeneradores florecían con sus tres pétalos blancos de gigante y en continuo movimiento, pues soplaba un fuerte airón.

Robles en el sembrado de cereal

El trayecto lo hicimos por el antiguo camino de que va de Corcos a Valoria del Alcor y Ampudia. Sale detrás de la iglesia, donde acaban de poner indicadores de diferentes rutas a los caminantes. Dos cruceros descansan junto a la pared de la iglesia y un pozo tradicional aún no ha sido clausurado. Dejamos un a un lado el palomar y al otro el antiguo cementerio y ascendemos suavemente entre campos de labor hasta que damos con los primeros retazos de monte. Ya en el páramo vemos los corrales y chozo del Cura, en situación lamentable.

Otro roble

El camino va desapareciendo hasta que efectivamente lo hace en la raya de Palencia. Antaño se dividía por aquí en dos ramales: uno a Valoria y el otro a Ampudia. Malamente seguimos por donde fue el segundo hasta que, después de dos kilómetros a campo traviesa por un suelo duro por la sequía, nos encontramos con una buena pista que ahora sirve a los gigantescos aerogeneradores. Seguimos un poco más sin llegar a bajar a Ampudia. Durante todo este trayecto hemos disfrutado contemplando los viejos y enormes robles que aún quedan en Torozos. Esperemos que por muchos años.

Volvemos atravesando un intrincado monte mixto en el que predominan dos especies de reforestación (arizónicas  y pinos de Alepo) pero en el que también hay robles, encinas y almendros. Antaño debió ser zona de viñas a juzgar por la abundancia de piedras calizas del páramo, de buen porte, que bien pudieron servir de muro en las diferentes parcelas. Esta densa vegetación protege muy bien del viento en contra, como era el caso.

Contrastes

Al salir del bosque, nos acompañó una línea de chopos, álamos y olmos arbustivos, como si señalaran una corriente subterránea, precisamente hasta que nos introdujimos de nuevo en otro bosque, éste más autóctono, de encina y roble. A todo esto, los molinillos seguían, altivos, dominando el paisaje.

Por fin llegamos a la divisoria provincial, señalada por el camino de Villalba a Corcos, pasamos por el caserío de La Barranca y, tras culebrear un poco por el monte del Borbollón, caímos en Corcos, de donde habíamos salido. Corto –casi 30 km- y atractivo paseo en un día que fue especialmente agradable porque habían anunciado (?) lluvia abundante, y no se presentó, como en toda esta tímida primavera.

Nuestra Arcadia

14 julio, 2012

Tanto le impresionaron a García Escobar los montes Torozos que los describió como un apacible paisaje de la Arcadia, entre otros piropos. Corría de eso el año 1854; hoy las cosas han cambiado un poco, el robledal vastísimo no lo es tanto, pero la comarca conserva todavía pintorescos y misteriosos bosques, porque en algunas zonas son tan cerrados y densos que nunca sabes lo que puedes encontrar…

Pero lo más llamativo hoy día en los montes y páramo de Torozos son los molinillos aerogeneradores, que reflejan muy bien esta Arcadia feliz y –sobre todo- rica en la que vivimos, ya que no solamente somos el país del mundo con más órganos políticos y administrativos que se preocupan de nuestro  bienestar, sino que también  pretendemos duplicar la infraestructura de producción de energía eléctrica. Si la queremos generar mediante molinos y placas solares, como resulta que no siempre hay viento y sol –pero sí queremos disfrutar siempre de electricidad- hemos de tener también el carbón o la nuclear preparados. ¡Lógico que suba el recibo de la luz!

Total, que hoy el páramo, otrora plano como la superficie de un lago, que también escribiera G. Escobar, se encuentra erizado de cientos (sí, cientos) de enormes torres con sus ascensores, generadores y aspas correspondientes. ¡Ah! y como las torres necesitan estar unidas por anchos caminos de buen firme, el verde idílico que viera ese mismo autor ya lo es menos. Pero todo sea por nuestra felicidad.

Menos mal que todavía triscan alegremente algunos rebaños cuyos vellones resaltan en la pintada alfombra. Y gracias a ellos -¡eso sí que es progreso del bueno!- las queserías de la comarca elaboran un insuperable producto que además ¡no está subvencionado!

Subiendo al páramo

Después de dejar Mucientes nos acercamos al páramo que encaramos por un abrupto sendero. Como acabamos de empezar la excursión tenemos fuerzas suficientes para no bajarnos de la bici. Bueno, alguno se resiste.  Arriba, el lugar se llama las Canteras por razones evidentes. Nuestro camino conecta directamente con Cigales, pero no con el que nos llevará hasta la casa de la Barranca, por lo que aconsejamos tomar el señalado en el plano, que nos deja en un pinarillo a muy pocos metros a campo traviesa del buen camino.

Entre molinillos

Hasta la Barranca la ruta pasa entre pedazos -¿torozos?- de monte, tierras de regadío -¡antes no había por aquí!- y de secano, estas últimas con esa forma de dividirlas y cercarlas con matas de roble tan típica de la comarca. Desde el cielo se vería aun mejor.

Superada la Barranca a la altura de un pozo -luego vemos otro en mitad de un camp- cruzamos la cañada que divide Valladolid y Palencia,  nos adentramos bajo molinillos y junto a corpulentos robles que todavía viven en esta extraña Arcadia, en curiosa asociación con torres y pinos.

Tierra de Campos

La torre de Ampudia se levanta inconfundible y adornada en medio del pueblo. Aunque lo mejor está fuera entramos dentro y nos sorprende el mecanismo -pesas de piedra caliza- de un enorme reloj.

Salimos por las bodegas y paramos en la sencilla Virgen de Castrillo para contemplar el inmenso panorama de Campos: llanura infinita, pueblos y más pueblos que la adornan. Esta ermita debió tener un manantial junto a su lado izquierdo.

Seguimos camino y vemos en lo alto otra ermita, la de la Virgen de Guadalupe, en Valoria del Alcor. Una breve parada para ver el oasis y las ruinas de Valdebustos, que ahora alojan una colonia de cernícalos primillas.

Dominios de Villalba

Y precisamente por el vallejo de Valdebustos ponemos rumbo a Villalba de los Alcores. El camino parece poco transitado, las ramas de los negrillos entorpecen al ciclista. La ruta se desvía de su reflejo en el mapa y en vez de seguir por el valle nos sube al páramo, justo a la picotera de Landemesa. Se trata de un lugar en el que las tierras están delimitadas por tapiales de piedra y almendros, muy parecido a lo que vimos en Valdenebro, por  lo que estaría hace unos cuantos años plantado de viñas. Todavía queda aquí un ambiente de la primavera que nos dejó hace unas semanas, pues abundan las flores de todos los colores. Pero no hay caminos, y sufrimos de lo lindo hasta tomar el que nos conduce a Villalba.

Parada y fonda junto al pozo de Villalba, o sea, en la pradera de las piscinas, para reparar fuerzas y enfilar el camino de Cigales. Gracias a los pintorescos y misteriosos bosques Torozos, pero sobre todo aquí tupidos, no vemos ningún molino. Y terminamos la excursión como los carreteros de siglos pasados, cruzando el corazón de estos montes por el camino real de Cigales, del que nos desviamos para conocer la zona recreativa de El Común. Ya al final, tomamos el sendero a  Mucientes pasando junto a los corrales de Casas Negras.