Posts Tagged ‘Cañada burgalesa’

Por el Cerrato palentino

9 junio, 2014

cerrato

Un día luminoso con buena temperatura nos animó a buscar los páramos. Como punto de partida, Valoria la Buena, donde iniciamos ruta para ascender, primero de forma suave y luego con buenas rampas y un firme de gravilla y canto rodado que dificultaba la subida.

Después del esfuerzo tunemos tiempo para reponernos y rodar por la horizontalidad perfecta y amplia del páramo. Se aprecia el cambio de colorido de los cereales que ocupan la mayor parte de los sembrados de esta zona, ya que hace unas semanas eran de un verde brillante y ahora mutan su color hacia tonos amarillentos, provocados por la ausencia de lluvias durante esta primavera y el calor que ha llegado casi de repente.

IMG_0004

Llegamos a la Cañada Burgalesa, que todavía conserva anchura y pastos, además de chozos y restos de antiguos corrales. A nuestra derecha se inicia la bajada que nos llevaría hasta la granja de San Andrés, tras pasar por el magnífico ejemplar de roble conocido por el Roblón, que custodia la fuente de Santiago. Pero se dirige hacia el Este, por lo que continuamos por la cañada. Enseguida vemos que el camino ha sido arreglado, convirtiéndose en una verdadera autopista. Tal vez tenga que ver con los trabajos que la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Medio Ambiente llevan para delimitar este espacio mediante su apeo, amojonamiento y señalización para su puesta en valor. Esperemos que se haga en los aproximadamente 103 kilómetros del itinerario principal de esta vía por la provincia, desde Esguevillas de Esgueva hasta Fresno el Viejo.

IMG_0027

No es de extrañar la presencia de los corrales de la Pedriza, con sus chozos en pie, y los de la Tiñosa, en la colada de la Piojosa, estos últimos con dos imponentes chozos, corrales y tenadas. Decidimos descansar en la fuente de Valdileja, donde la sombra de los robles y encinas, el frescor del agua y las mesas colocadas en la ladera, invitan al almuerzo.

IMG_0068

Repuestos y descansados, pasamos por los corrales de la Cabañona, donde la altura del chozo destaca sobre la horizontalidad paramera. Descendemos en suave bajada hasta el arroyo de San Juan que se unirá al arroyo de Santiago para que, en adelante, sus aguas tomen el nombre de arroyo Madrazo, que desembocará en el Pisuerga muy cerca de Valoria. Allí un molino en ruinas y una buena pradera esperaba a los rebaños para sestear.

IMG_0052

Volvemos a subir por una rampa asequible a nuestras fuerzas y ya estamos de nuevo en la horizontalidad sin fin. Dejamos que la cañada siga su dirección a la Sierra de la Demanda y tomamos el camino que nos llevará a Castrillo de Onielo, tras pasar por los corrales de la Machota y otros más pequeños a nuestra izquierda, con su correspondiente chozo. En la bajada del páramo nos llama la atención una peculiar fuente, con su alta arca cubierta a doble vertiente, todo ello en piedra, a modo de pequeña casita. Castrillo está enclavado en un cerro como continuación del páramo, donde el carácter defensivo del antiguo castrum vacceo y romano queda patente en los restos de la muralla y arco con el que cuenta la villa. Lo de Onielo le viene de uno de sus primeros personajes feudales que ostentaron su señorío, la Condesa Eylo, segunda esposa del Conde Ansúrez. Del Castrello de domna Eilo mutó a Onielo. Y así ha quedado.

IMG_0107

Ahora, cerca del molino de abajo, nos acercamos al arroyo Maderano para seguir el camino paralelo a las aguas que existe hasta su desembocadura. Primero pasamos por Cevico de la Torre, en fiestas, para continuar hasta muy cerca del Centro Penitenciario de Dueñas, donde dejamos la compañía del Maderano para tomar un camino que nos conducirá hasta Valoria. Nuestra ruta ha terminado.

IMG_0112

Fotos de Miguel Ángel, y también el track

De Valladolid a Valoria la Buena (para volver en tren)

6 julio, 2009

Villanueva Infantes58 km aproximadamente

El tren es un complemento estupendo para el ciclista cuando el viento es fuerte. El tren no lo nota en contra y nosotros, los ciclistas, lo notamos a favor hasta que tomamos el tren.
Llanura

El páramo del Esgueva
Nos referimos a la lengua de páramo que se levanta entre el Esgueva y el Jaramiel. Después de subir la cuesta desde Renedo, avanzamos por tierras ligeras en las que abunda las piedras calizas. Los sembrados son de cebada, un poco de trigo y algo de girasol. De vez en cuando adivinamos el valle del Esgueva a nuestra izquierda. Y, conforme pedaleamos,se incrementa el número de robles -hay también algunas encinas- que adornan el paisaje. En otro tiempo toda la superficie del páramo por la que ahora rodamos fue monte.
Los caminos son buenos aunque tienen demasiada hierba para incomodar -un poco- al ciclista.

Aunque el páramo es uno, tiene diversos nombres conforme lo cruzamos: Valdehierro, la Encomienda, Valdeandrinos, Rozuelas…Finalmente, giramos hacia el norte por el páramo de la Dehesa.

Cruzando el Esgueva por Villanueva de los Infantes

Y el valle Esgueva aparece, de nuevo, ante nuestros ojos. Abajo, Villanueva, uno de los pueblos más pequeños de la comarca, asentado al pie de una ladera blanquísima salpicada de matas de encina y roble. La bajada es muy fuerte por aquí y en un minuto estamos en el puente del Esgueva, después de superado el campo santo.
Villanueva
Podemos ver la iglesia de trazas románicas y góticas, reponer las reservas de agua junto al Ayuntamiento y visitar alguno de sus muchos palomares arruinados. Pero enseguida tomamos el camino de las Victorias que sube lentamente -sin excesiva pendiente- hasta el páramo, a tomar la cañada real burgalesa.Al final cruzamos un montecillo de robles y junto al camino llama la atención un manantial -ahora seco- bien protegido con piedras.

Manantial

De nuevo el páramo

Ya estamos arriba. De aquí al pozo de los Pedrazos, con restos de viejas corralizas, hay menos de un kilómetro. De nuevo el paisaje amplio del páramo interminable. Aunque hay algunos viejos robles aislados y monte en otros parajes.A la derecha dejamos un chozo semienterrado en el campo de labor.

Y… ¡Oh, qué bajada entre el monte y tierras de labor en dirección a la Granja San Andrés! Pero cuando divisamos los altos chopos de la Granja, nos metemos por el valle del Picón de San Pedro para de nuevo ascender. Es otro vallejo tendido por el que se sube bien a pesar de que ya es nuestra tercera subida al páramo.

Junto al barranco del Venado

Desde el Barco del Portero cruzamos el paramillo y ya vemos Cubillas de Cerrato.No hay más que dejarse caer.

En Valoria la Buena buscamos las bodegas, donde una pradera sombreada por chopos nos acoge antes de acometer el último trayecto de esta excursión. En la ribera del Pisuerga tenemos, junto a un gran nogal, una fuente; luego pasamo por el puente desde donde se contemplan las tablas del río y… ya estamos en el apeadero de Cubillas.