Posts Tagged ‘Fuente’

De Cubillas de Santa Marta a la fuente del Rey

27 julio, 2020

Otra excursión por el casi interminable páramo de Torozos. La verdad es que casi todos los caminos recorridos nos eran ya conocidos, pero no ha importado gran cosa: gracias, entre otras cosas, a la época del año y al clima, nunca pasamos dos veces por el mismo sitio.

Ladera en Cubillas

De hecho, al poco de dejar Cubillas por el camino de la Culebra, pudimos comprobar que la fuente o pozo de Rascaviejas y sus abrevaderos habían desaparecido bajo la abundante maleza. El chozo no tanto, pero parecía tener pelo que, en realidad, no era otra cosa que la exuberante hierba, ya seca, nacida gracias a un lluvioso mes de abril.

Luego nos introdujimos en el monte de Dueñas, de abundantes chozos y corrales, y rodamos entre las matas de encina y roble y sobre las calizas del suelo. Después, cruzamos las tierras de Font, en las que sí destacan señoriales robles, hasta tomar uno de los muchos y anchos ramales de la cañada real Leonesa.

Subida al monte de Dueñas

Por esta vía pecuaria queríamos llegar al extremo noreste del páramo, pero no pudo ser: a causa de una cabezonada de una de las burras (se negaba a avanzar) y del viento en contra, nos retrasamos y hubimos de conformarnos con llegar a la fuente del Rey que, por cierto, está en un precioso lugar: nace en el recodo de un vallejo repleto de ciruelos y árboles de sombra y posee algún banco para reposar. Es lo que hicimos durante unos minutos –además de probar la fruta- antes de dar media vuelta. Se encuentra sobre Palencia, justo en el antiguo camino de esta ciudad a Autilla del Pino. Desgraciadamente, una fuente tan hermosa había sido pintarrajeada de morado (!). Una pena; vandalismos que se repiten.

Casa y tierras de Font

La vuelta la hicimos volando. Porque se nos hacía tarde y porque teníamos el viento a favor. Cruzamos el monte El Viejo y luego, cuesta abajo, el peculiar valle de San Juan, con su abrupta ladera norte y su faldeo tendido al sur. Esto sí que era pedalear sin esfuerzo.

La fuente

Sin querer, nos presentamos en Dueñas. De aquí nos dirigimos a Cubillas dejando al norte el perfil vertical de la Sobrepeña y al sur la vieja torre del telégrafo. Hasta que el camino se nos acabó en un alto que domina el ancho valle del Pisuerga. Menos mal que ya habían cosechado el cereal y, por la rastrojera, pudimos enlazar con la cañada del Moral que nos llevó a nuestro destino. En la bajada descubrimos también un viejo pozo ganadero, con sus abrevaderos, totalmente olvidado en una ladera inculta.

Fuente del Conde

23 marzo, 2020

No son muy buenas estas fotos -han pasado ya 17 años y las cámaras eran regularcitas or aquel entonces- pero sí son significativas. Se trata de la fuente del Conde, situada en el páramo de Quintanilla de Trigueros, en dirección a Cubillas de Santa Marta. La foto está hecha aprovechando una de las pocas veces que tenía agua, al menos desde entonces nunca la he vuelto a ver con tanta. Fuente-pozo, de las otrora muy abundantes en los vallejos de nuestros páramos. Pero como ya no se cuidan por no ser necesarias para el ganado que trabajaba en nuestros campos o para los rebaños, se van cegando y pronto dejaremos de verlas, quedando reducidas a un montón de piedras. 23 de marzo de 2003.

Fuente de la Bambilla

2 septiembre, 2009

Vereda hacia Fuensaldaña

¡Grata sorpresa! Esta fuente se ha conservado perfectamente. ¿Razón? Pues seguramente se deba a que ha pasado desapercibida, escondida, durante los últimos años.

Se encuentra en la orilla misma de una vereda que conduce desde Zaratán a Fuensaldaña (en el término de Valladolid, si no no la traeríamos a colación), semioculta en el herbazal. Casi nadie utiliza ya la vereda, en ella crece abundante maleza y su inicio está cortado desde Zaratán por la autovía (hay que tomarla por la pista de servicio pasado el desvío a Equinoccio). Total, que todos nos hemos olvidado de ella pero… ahí sigue.

Es la típica arca que recibe a un manantial. Diminuta, el lado por el que sale el agua es de una pieza de piedra caliza y por dentro pueden observarse las demás paredes de piedras unidas. Este tipo de fuentes se conocen a veces como pocicos, y así se llama el pago próximo por el Este. Por eso, tal vez se la conozca también como fuente del Pocico.Bambilla

Cuando la vimos, el agua estaba un poco turbia: quizá se debiera a que el caudal estaba casi estancado debido a los ardores de la estación, en pleno estío.

Total, una pequeña joya que podríamos recuperar. El paraje es muy agradable, pues el camino discurre por una ladera en la que vemos arriba abundante vegetación y almendros, y en el otro lado, un campo de labor.  Además, entre Zaratán y la fuente también nos sorprenderá un rústico puentecillo dobre un reguero sin nombre. Sin embargo, entre éste y Zaratán hay un vertedero. ¿Se podría eliminar vertedero y dejar paseo, puentecillo y  fuente?

Mapa de las fuentes de Valladolid

Una fuente en el cortado

27 julio, 2009

Cabezón de Pisuerga -o de Cerrato, que también lleva ese apellido- siempre depara sorpresas. Es uno de los pocos lugares de la provincia donde vemos las tripas del páramo.  (Por dentro, el páramo parace una tarta debido a los estratos yeso y margas).

Cabezón tiene una serie de senderos y rutas perfectamente señaladas para facilitar que el caminante conozca mejor sus parajes. Uno de estos es el sendero de la Vecilla. Podemos tomarlo en la zona alta de las bodegas, al lado del depósito de agua.

Puente

Conforme ascendemos, vemos con agrado que la localidad ha conservado su aire de siempre, a pasar de las nuevas oconstrucciones: dentro del mar de casas  sobresale la parte más elevada de la iglesia y su torre, como si fuera un vaquero pastoreando el rebaño.  Al poco, un estrecho sendero nos introduce en plena ladera del páramo. Pasamos por herbazales verdes incluso en verano, salpicados de bosquetes de encina y pino.

Pero enseguida tenemos que pararnos, pues se nos presentan continuas y agradables balconadas para contemplar el paisaje del valle, esto es, del ancho río que se presenta pegado a nuestra ladera, con el puente medieval -en cuesta pero pecfectamente equilibrado-, las alamedas, el pueblo y la vega que sube de forma suave y casi imperceptible hasta el páramo de los Torozos…

A nuestras espaldas descubrimos, por un momento, una zona de cortado donde distinguimos la tarta interior. Y, ya sin esperar hollar ningún sendero, nos dirigimos cuesta arriba hasta ese pequeño cortado que esconde ¡una fuente!

En realidad es un manantial que durante la mayor parte del año encontramos seco por mor de los cambios que artificialmente hemos introducido en la aguas subterráneas las últimas décadas. El paisaje cambia y, por un momento, la ladera se hace vertical -cortada- y casi horizontal -para albergar por un momento la fuente. Al lado debió haber una huertecilla, pues además de los típicos chopos de zonas húmedas vemos también almendros, algún nogal y otros frutales.

Cortado

Pero las sorpresas de esta paisaje no acaban aquí. Solo diremos que podríamos subir al pico o cabezo -que bautiza la localidad- de Altamira, donde antaño se levantara un castillo, a contemplar las anchuras de Castilla, o seguir nuestra senda hacia los cortados que se caen más al Norte, o dar una vuelta en barca, o contemplar los restos de las casas cueva de la ladera, o…