Posts Tagged ‘Fuentes de Duero’

Fuentes de Duero, delicioso y pintoresco lugar cerca de Valladolid

8 septiembre, 2016
la-ermita

El antiguo término municipal de Fuentes de Duero lo contiene todo: río con deliciosas alamedas, una pesquera, fuentes, lagunas, canales y acequias, encinas centenarias, monte de robles y sabinas, pinarillos, cerros y páramo, cañadas reales, un viejo olivar, viñedos, una olvidada vía férrea con su puente de hierro, una torre defensiva, una ermita románica… ¿se puede pedir más en un pequeño territorio que no llegará  a los 15 km2?

E historia, también posee historia porque las primeras referencias documentales datan del año 1200, si bien la iglesia románica parece anterior a esa fecha. El término dibuja un triángulo: la base, por el sur, es el Duero, aunque también tiene una franja de terreno en la orilla izquierda de este río, por el este limita con Tudela y por el oeste con La Cistérniga. El punto más alto del triángulo se denomina las Cuatro Rayas (de Fuentes, Tudela, Renedo y La Cistérniga). Precisamente en ese punto se encuentra la pequeña zona de páramo y el peculiar cerro de las Encinas, desde el que se domina todo Fuentes a la perfección además de buena parte del paso del Duero por Valladolid.

efd

Encina junto a la vía de Ariza

Desde este cerro en dirección al sureste nos topamos con uno de los pocos olivares que hay en nuestra provincia. Y en dirección suroeste, la cañada real leonesa nos lleva hasta los Pinos Altos y luego, siguiendo la acequia de la Almenara, llegaríamos hasta la pesquera de Herrera.

Preciosos montes de encina y roble con alguna sabina los tenemos en la zona limitada por el Duero, el término de Tudela y la vía de Ariza, pero también junto a la Almenara y a lo largo de toda la ribera. Y pinares en la Cabezada –el monte de la orilla izquierda del Duero-  y en puntos de la ribera derecha. Los vamos a encontrar vallados, pues se utilizan para pastos de ganado vacuno. Con tanto monte y tanto agua, la fauna es abundante y variada. Por ejemplo veremos más de una garza imperial, que aquí cuenta con una colonia.

fuentes-de-duero-001

La torre

Del Canal hacia el Duero, buen terreno de regadío habitualmente verde. Y del Canal hacia el páramo, predominio de un precioso y ondulado campo de secano. Toda la ribera es un verdadero vergel, sobre todo en verano.

La localidad, hoy Caserío de Fuentes, se encuentra junto a la iglesita de Santiago. Al lado, en medio de un sembrado, los hombres y el tiempo han respetado un crucero de piedra, y cerca del río se levanta la torre defensiva que controlaba el paso del Duero, pues antaño hubo un puente piedra de tres ojos que en 1750 -cuando lo cita el Catastro de la Ensenada- ya estaba en ruinas.  Es, casi, un auténtico castillo. En otro tiempo estuvo almenada y más tarde se convirtió en silo y palomar. Pero hoy todavía podemos ver su porte y su interior; algunas ventanas son como las de cualquier castillo: cuentan con dos poyos o asientos a los lados que permiten sentarse para mirar por la ventana y hablar con otra persona sentada enfrente. No sé si tienen nombre en castellano, pero en gallego se llaman parladoiros por razones evidentes. La puerta a ras de tierra es posterior pues, como buena torre defensiva, se impedía adecuadamente el paso al posible enemigo. También podemos ver los restos de una casa palaciega.

fuentes-de-duero-038

La fuente con el viejo lavadero

Cerca y protegida por dos hileras de chopos con abundante hiedra veremos también una  fuente con lavaderos y abrevaderos. Hoy ya casi no se aprecia por la intrusión de la hierba, pero hasta hace muy pocos años se veía un hermoso lavadero. Menos mal que todavía fluye agua en abundancia y siguen creciendo los berros.

Y la pesquera, cuyas piedras son el recuerdo de aquel puente de piedra y no de una aceña o molino. Pero fuente también hay en Los Lagares, en la Media Luna y en la ladera del Taragudo Alto; esta última –denominada de los Chopos- sigue manando en la orilla derecha del Canal, mientras sus escombros descansan a pocos metros en la orilla izquierda. Adivina lo que ocurrió al trazar el Canal…

1-noviembre-268

Viniendo desde Tudela

Otro núcleo habitado estaba en Los Lagares, junto a la cañada real (o junto a la autovía, hoy). Como en el Caserío era complicado instalar bodegas debido a la altura del nivel freático, éstas se horadaron en el lugar que se llamaría, por tenerlos también, Los Lagares. Hoy continúa elaborando buen vino en estos lugares Bodegas Társila.

Fuentes ha visto pasar la historia por sus campos, pues era paso obligado desde Simancas o Valladolid hacia el Este. Si hoy lo atraviesan la autovía, el Canal, o la avejentada vía de Ariza, ayer lo cruzaron la calzada romana de Clunia, la senda de los Aragoneses y varias cañadas reales. Pero lo mejor es el Duero que –además de cruzarlo- lo ha diseñado y fabricado.

el-puente-de-hierro

El Puente de Hierro

Y otro de los muchos lugares pintorescos del término lo tenemos en el Puente de Hierro –gracias al cual la vía salta el Duero- y sus alrededores. Una parte del término se explotó para la extracción de grava, razón por la cual han quedado unas inmensas lagunas en las que es habitual contemplar las más variadas aves acuáticas.

En fin, que tenía mucha razón don Pascual Madoz cuando allá por el siglo XIX definió este término como delicioso y pintoresco. Pero lo mejor es descubrirlo dando un garbeo. Para ello recomendamos el camino de sirga del Canal, o el que discurre junto a la vía de Ariza, o la cañada real leonesa también denominada de Pinos Altos, o…

12-marzo-055

Pinos Altos

24 diciembre, 2015
Uno de los pinos. Al fondo, el valle del Duero

Uno de los pinos. Al fondo, el valle del Duero

Se ven desde varios kilómetros a la redonda. Llamativos. Únicos. Inconfundibles. Especialmente son visibles desde la carretera de Segovia después del polígono San Cristóbal, en dirección sureste, y desde la carretera de Soria después de La Cistérniga en dirección suroeste. Llevan muchos años, diría que siglos, ahí, erguidos, levantados, señalando un punto –o dos- de referencia. Es posible que hace muchos años, siglos, fueran tres pues ha quedado el topónimo Tres Pinos, pero últimamente son dos y están, como no podía ser de otra manera, junto a la vereda de Pinos Altos, término municipal –hoy- de La Cistérniga.

La vereda hacia el Este

La vereda hacia el Este

Y seguramente conozcan el misterio de esta vereda. Si consultamos mapas antiguos, veremos que se denomina también cañada merinera o leonesa. Y es que es la prolongación natural de la cañada real Leonesa que viene desde Dueñas, Cabezón, Renedo, sube al páramo y baja junto a la cuesta de las Encinas, cruza la carretera de Soria y… salta el Canal del Duero y la vía de Ariza para morir en el Duero, justo enfrente del camino que viene de la iglesia de Herrera. En los mapas modernos muere junto al Canal. Esta vereda iba desde el páramo hasta el Duero siguiendo –como tantas otras vías pecuarias- una raya divisoria, esta vez entre los términos municipales de La Cistérniga y Fuentes de Duero. Raya que ha desaparecido, pero nos ha dejado la vía de ganados.

Plano de situación

Plano de situación

Los rebaños de merinas al llegar al Caserío Retamar tomaban la cañada que venía de Valladolid y seguían hacica Tudela, donde elegían entre Aldeamayor y la cuesta de La Parrilla. Pero, evidentemente, no seguían hasta el Duero. ¿Cuál es la razón, entonces, de esta cañada? ¿Sólo para abrevar en el Duero? ¿Para pastar en sus riberas? Tampoco cruzarían el Duero por Herrera porque aunque precisamente donde llega la cañada hay un vado, éste sería difícil de cruzar en mayo y en noviembre, porque no sufre precisamente estiaje en esas fechas. La vacada de Fuentes cruzaba, en verano, el río por el puente de la carretera de Segovia, y eso que una vaca puede vadearlo con más facilidad que una oveja…

Captura de pantalla completa 22122015 190053

Fotografía de G. Maps. Se aprecian perfectamente los dos pinos

Sea como fuere, lo cierto es que junto a lo que hoy es el Caserío Retamar -al lado una gasolinera- cruzaba la calzada romana que iba de Simancas a Clunia, luego camino de los Aragoneses y, finalmente, camino de Laguna a Tudela. También, la cañada real de Valladolid a Soria. Todo lo anterior ha sido borrado y queda la ampulosa carretera o autovía.

¿Cómo llegar a Pinos Altos? Desde el Canal del Duero, la cañada se toma junto al segundo puente desde la carretera de Segovia. Hay que pasar al lado de una barrera que impide el paso a vehículos motorizados y subir por un senderillo. Desde la carretera de Soria, por la gasolinera que hay después de La Cistérniga y luego por la cañada o vereda que sale al Este del citado Caserío Retamar.

Hacia el oeste

Hacia el oeste

Esta cañada es, en realidad, la ladera del denominado Taragudo Alto, especie de terraza del Duero hacia el páramo de La Cistérniga. Está cubierta –la ladera- de monte bajo, y la terraza es de terreno llano, destinado a cereal.

Los dos pinos están en la terraza, perfectamente visibles. Aunque son piñoneros se encuentran un tanto inclinados y retorcidos y, desde luego, parecen viejísimos. No obstante, también parecen cuidados, olivados y, en una palabra, sanos, por lo que todavía tienen mucha vida, tal vez siglos, por delante. Seguramente las labores –arado, aireado, abonado- del campo donde viven contribuyen a su vitalidad.

Los dos pinos

Los dos pinos

Junto a ellos se contempla el valle del Duero y se domina un extenso territorio hacia La Cistérniga, Valladolid y Laguna. En fin, es uno de esos sitios que debes conocer si andas en bici para tener una referencia clara y trasmitirla llegado el caso.