Posts Tagged ‘Humedal’

Las navas de Medina

11 abril, 2013

Medina y sus navas

¡Lo que cambia el paisaje después de una temporada de abundantes lluvias! Como del agua al vino, ya lo hemos apreciado en la entrada anterior y lo vemos de nuevo en esta, después de dar un paseo por los alrededores de Medina del Campo.

Y es que esta villa castellana se encuentra rodeada al sur y oeste por un cinturón de humedales y lavajos que ahora se encuentran esplendorosos, como nunca. Por aquí llaman navas a esas extensiones de terreno llano que se cubren de una lámina de agua en las épocas húmedas y en los que crece una hierba rala, sin casi flores ni cardos. En su interior también suelen aparecer lavajos más o menos grandes y calvas de tierra o limo gris o blanco. Sus aguas ahora están llenas de ranúnculos con sus flores blancas. Suele haber patos y vimos también cigüeñuelas.

Río -ahora sí- Zapardiel

Río -ahora sí- Zapardiel

Existen otros humedales más alargados y estrechos que suelen denotar una corriente de agua subterránea pero muy próxima al ras del suelo, que con frecuencia también se recubren de una lámina acuática.

Y, en fin, hemos visto enormes lavajos ocupando parte de tierras de labor. Se ve que hace años fueron eliminados por los agricultores y ahora, con las lluvias, vuelven por sus fueros perdidos.

Nava

Nava

Si bien da la impresión de que estos fenómenos son endorreicos, lo cierto es que se mantienen mucho tiempo después de las épocas lluviosas, y ello se debe a que son también puntos de desagüe del acuífero de los Arenales.

Junto a todos esto, pudimos comprobar que el Zapardiel llevaba aguas vivas -¡imposible de vadear sin una buena mojadura!-, que las zanjas siguen llenas de agua, que todo estaba verde como nunca, incluso los pinares tenían hierba en abundancia, y que crecen ya las setas y hongos de primavera. Además, algunas arenas de los pinares estaban verdaderamente movedizas, como si se fueran a tragar al ciclista que se había apeado de la bici después de quedarse con las ruedas hincadas.

Lavajo en tierras de labor

Lavajo en tierras de labor

Sin embargo, los caminos estaban secos y con buen firme; se rodaba bien. Bueno, estaban secos los que no estaban inundados con su correspondiente lavajo caminero. El viento no era fuerte y el cielo estaba gris, sin sol. Cayó un pequeño chaparrón que no llegó a ser molesto. Típico día de primavera.

Tomamos la salida junto al pozo de la Salud, en la ermita de San Roque de Medina y volvimos al mismo sitio pero sin ser exactamente los mismos, pues nos habían salido 50 kilómetros en cada rueda. O en cada pierna, según se mire.

Lavajo en el pinar

Lavajo en el pinar

Anuncios

Pinares, prados y lagunas en Aldeamayor de San Martín

10 marzo, 2009

El acuífero de los Arenales se extiende por el sur de nuestra provincia, si bien su superficie -nada menos que 7.700 km2- llega a las provincias de Zamora, Salamanca, Ávila y Segovia. Se trata de un río o embalse subterráneo que se nutre en el sistema Central y descarga, entre otras, en las zonas de bodones y lavajos de Olmedo y Medina del Campo, pero también en Tordesillas –al sur del Duero- y aquí, en los humedales de Aldeamayor y Boecillo.

aldeamayor

Prácticamente todo el término de Aldeamayor es una extensa zona pantanosa donde las aguas afloran o afloraban:

  • Hacia Boecillo tenemos la dehesa Longar y el pinar de Mongordo con la laguna del Suero. Y sugue en este término por la dehesa del Raso.
  • Hacia el norte, antes de llegar al polígono del Brizo, se situaba la laguna del Pepino, y cuando hoy cae abundante agua, vuelven a salir grandes charcos y lavajos.
  • Por el cementerio (oeste) se extienden las Navas, el Berrojo e incluso la laguna de la Sal , en una zona pantanosa drenada por grandes zanjas.
  • Hacia el sur todo son arenales. Esta zona se llama Las Lagunillas, señal inequívoca de su naturaleza.
  • Y hacia el este vemos, hoy entre pinares, numerosos arroyos que se aprovechan para regar huertas. De aquí -del Manadero– se saca el agua para abastecer a la creciente población de la localidad. En todos los pinares abundan los juncos, y se dejan ver los chopos, señal de abundancia de agua en el subsuelo.

Por tanto, todo el término es zona de descarga del acuífero mencionado.

flores-del-humedal

Rutas por Aldeamayor

En diferentes puntos de la localidad veremos el panel que anuncia dos rutas por los campos próximos.

La primera nos conduce por campo abierto hasta el molino de los Álamos, ya en el término municipal de Portillo, próximo a la autovía y a la carretera Portillo-La Pedraja. Cerca de esta carretera y del molino veremos este curioso manadero, totalmente activo a fecha de hoy.

Pero esta ruta luego se dirige hacia la urbanización del golf: antes de llegar pasaremos por los prados de la Nava, donde aflora también agua de los Arenales, pero de manera más o menos uniforme por toda la superficie. Para evitar encharcamientos se construyeron zanjas de drenaje, muy abundantes en esta zona. Veremos también los humedales que lindan con el término de Boecillo, en cuyos chopos y sauces anidan cigueñas.Hacia la carretera de las Maricas también abundan charcas y pastizales, siempre que vayamos en épocas de abundante lluvia.

La vegetación es la típica de zonas húmedas. A pesar de estar muy lejos de los mares, aquí abundan también las plantas marítimas, pues las aguas de estos humedales posen gran cantidad de sales. En cuanto a la fauna, sin duda veremos azulones, garzas, cigueñuelas, limícolas, e incluso algún aguilucho lagunero.

Los caminos poseen buen firme y son de grava.

pino-de-carranza

Y la otra ruta discurre por pinares. Nos podemos guarecer bajo el pino de Carranza o de la tía Hilaria, de 22 metros de altura y 4 de perímetro basal; llegaremos hasta la ermita de la Virgen del Compasco, dedicada a la pastora y patrona de la localidad, y nos llamará la atención la gravera del Compasco, felizmente recuperada; llegará hasta nosotros el frescor del arroyo Sangüeño con sus saucedas y un simpático puente de piedra… A pesar de pasear por un denso pinar, veremos zonas pantanosas pobladas de juncos y sauces, e incluso con abundante agua en algunas épocas del año.

En este recorrido, algunos caminos son de arena suelta en los que bien podemos dejar clavada la bici…

Hasta el Zapardiel con agua

11 febrero, 2009

vado
Sigue lloviendo. Siguen los caminos embarrados, salvo las arenas de las tierras de Pinares y de Medina. Por eso, lo mejor para hacer bici sin embarrarse es acudir al sur de nuestra provincia.
Así lo hicimos el pasado domingo. Daba gusto ver los humedales tapizados de abundante hierba rala y abundantes charcos, incluso los lavajos que en otro tiempo lo inundaban todo (nunca mejor dicho) estaban de nuevo con agua. Las fuentes y manantiales con agua, los arroyos con agua, los antiguos lavajos y bodones, con agua… ¡hasta el Zapardiel levaba agua! Lo nunca visto, ¡que un río lleve agua!

zapardiel
A pesar de que el día estaba gris, de que no había nadie en los campos, ni en las calles de los pueblos, como las aguas habían vuelto a su cauce, aunque no en el sentido que normalmente se da a esta frase, estábamos felices.
Ahí tenéis las fotos, tomadas a la altura de Honcalada. El humedal corresponde a Rubí de Bracamonte.

humedal