Posts Tagged ‘Manzanillo’

La Olma de Langayo

1 abril, 2018

Viene de la entrada anterior; estamos en el páramo entre Quintanilla de Arriba y Langayo.

Langayo

Después de rodar por una cañada bajamos del páramo hasta Langayo por el camino de Quintanilla, dejando a la derecha los restos de una vieja fuente cegada que ya no está en uso. Las ruedas resbalaban en el barro haciendo extraños pero los ojos se iban a la figura del pueblo, apiñado en un cerro más o menos cónico en torno a la iglesia de san Pedro, que enarbola una recia torre señalando al infinito. La iglesia dispone de una excelente balconada desde la que se contemplan las laderas y los valles que se unen a los pies del cerro. Además, es una viejísima población de origen celta -conforme indica su nombre- si bien pertenece, desde la reconquista, a la Tierra de Peñafiel.

Lo que queda de la Olma

Entramos en Langayo por el este para ir contemplando las cuevas que en otro tiempo fueron bodegas. Unas se veían desnudas, otras con las puertas, dinteles y bóvedas todavía en pie. Pero también pudimos comprobar la abundancia de agua en este valle: además de los arroyos de Oreja y Fuente la Peña, una fuente nos recibió al pie del cerro, y varias arcas y pozos se divisaban desde diferentes balconadas. Ya al salir, pasamos junto a las fuentes de Miriel -cerca de otras antiguas cuevas- y de Valdemanco, que aprovecha el agua que rezuma de una extensa terraza donde aflora la caliza.

Manzanillo al fondo

Siendo todo hermoso en este valle perdido entre páramos, por donde es difícil pasar si uno no se lo propone expresamente, hay algo muy triste: los restos de la vieja Olma, que marca el límite del término municipal. Lo ponemos así, con mayúscula, pues se trata de un árbol querido por los langayenses, que ha visto y presidido su vida e historia a lo largo de los siglos hasta… finales de los años ochenta del siglo pasado en que se secó; años más tarde fue quemado, ya en el tercer milenio cayó y hoy es un pobre tronco mutilado que se va pudriendo, junto a la carretera, a la vista de todos. Su entrañable figura ha sido incluida en el escudo de la localidad. Hoy parece un viejo luchador abandonado por los suyos tras realizar grandes hazañas. Cuando ves algo así te preguntas: ¿y para qué queremos 17 consejerías de medio ambiente que no han sido capaces de salvar esta joya ni ninguna otra de nuestras emblemáticas olmas?

Castromediano

Manzanillo

Muy cerca de donde acaba el páramo, cortado por el Duero y por el arroyo de Fuente de la Peña, que baja a contramano, se levanta Manzanillo. Antes de entrar en el pueblo por la calle de Cantarranas, no hemos resistido la tentación de subir a una colina de caliza, cuyo último tramo se rompe en enormes piedras, y que se levanta frente al pueblo, junto al camino que viene de Molpeceres. Es otro mirador para contemplar el valle y las motas y cabezos en los que se deshace la paramera y, por supuesto, Manzanillo.

Cruzado el caserío enfilamos el Duero pasando por el Ojuelo entre el pico Castro -del que también parecen desprenderse grandes piedras calizas- y el teso de Castromediano. Al fondo, iluminado por uno de los claros que se han abierto a última hora de la tarde, se levanta sobre su cerro el castillo de Peñafiel.

Padilla

De nuevo el Duero

Y entramos de nuevo en los dominios del Duero, aunque nunca llegamos a salir del todo. Vemos Padilla con su iglesia que se levanta tras un prado inundado gracias a las últimas lluvias. Seguimos adelante cruzando el pueblo y bordeando su pinar. Vemos unas excavaciones nuevas que sacan a la luz los cimientos de una construcción y, cuando queremos darnos cuenta, estamos en la Senda del Duero.

El sol, entre nubes y árboles de la otra orilla, nos hace ahora guiños después de una tarde en la que casi no le hemos vistos. Pero ya es demasiado tarde, pues no tiene fuerza para calentar y notamos más el frío del viento y eso que la vegetación y los taludes de la ribera lo amortiguan bastante.

Entre Padilla y Quintanilla

Entre el pueblo y el río, una fuente de amplio pilón cuadrado nos recibe. Hemos terminado la excursión después de recorrer unos 43 km por valles, páramos, navas, montes y cerros. ¿Habrá sol y ausencia de viento en la próxima?

Anuncios

Una de cerros

9 septiembre, 2014

Castros de Peñafiel

Pero no de cerros cualesquiera, no, que todos son históricos o, por mejor decir, prehistóricos. Parece que la comarca de Peñafiel, o sea, de Pintia, es especialmente proclive a los asentamientos de hace dos mil años o más. Así que nos planteamos mirar el paisaje como lo mirarían nuestros antecesores pintianos de aquellos siglos anteriores a Cristo. ¿Y qué mejor excursión que subir a los cerros donde aquellos hombres trabajaron, vigilaron y vivieron?

Un aviso. Se trata de una excursión mixta: en todos los casos, salvo en el primero, dejamos las bicis al comienzo de la cuesta y subimos caminando o gateando a la cima. En total, cayeron unos 56 km.

Cerro del Castro

Cerro del Castro

 Cerro del Castro

Domina de manera particular el valle del arroyo de la Vega que nace en las proximidades de Oreja. En él se asientan Langayo y Manzanillo, perfectamente visibles. Lo más característico es la piedra caliza que le cubre y sirvió de suelo al asentamiento primitivo: vuela a modo de visera sobre el espacio y debajo oculta concavidades naturales o provocadas por la extracción de yeso. Dentro, uno tiene la sensación de que la gran plataforma de piedra caliza se apoya en otra veta sobre unos pocos puntos. La gran visera se ha ido cuarteando y rompiendo en ciclópeos pedazos de piedra que se quedan en la ladera o ruedan hacia el fondo del valle.

De todas formas, este castro estuvo conectado con el nivel del páramo por una estrecha franja de terreno, que debía defenderse de manera artificial.

 

Pajares. ¿Las canteras?

Pajares. ¿Las canteras?

Pajares

 Solitario cerro que domina la llanura provocada por la conjunción de los ríos Duero y Duratón y el arroyo de la Vega. Es la continuación y de una hilera de montículos que viene desde el cerro del Castro Se levanta a unos dos kilómetros de Pintia y todavía hoy observamos la cantera de la que, según los entendidos, se extraían las lápidas que cerraban las urnas funerarias de los guerreros vacceos. Es, seguramente, el mejor observatorio de la comarca porque está lejos de la paramera. También debió poseer una torre de vigilancia comunicada con Pintia, pero de eso ya no queda nada; no obstante en la ladera Sur se levantó una casa o cabaña hace tantos años ya que sus ruinas parecen modeladas por el viento y la lluvia.

Hoy, un majuelo de tempranillo extrae de la tierra viejas esencias vacceas. ¿Qué sabores tendrá su mosto?

 

Vista de Pajares

Vista de Pajares

Cerro del Castillo  

Ya hemos citado alguna vez a Lucano: Nullum est sine nomine saxum. Una consecuencia es que no existen nombres gratuitos. Luego aquí hubo un castillo, sin duda. No quiero decir un castillo típico, como el de Peñafiel. Pero un castillo: una casa fortificada, una torre de vigilancia. Lo que sí está demostrado es la existencia de un poblamiento o castro hacia el siglo XVI a. d. C. Impresionan los murallones anulares que rodean la cima del cerro a diferentes alturas, y que en absoluto son bancales, a juzgar por las trazas y la verticalidad de las laderas. Si todavía impresionan los restos, ¡cómo debieron amedrentar al enemigo en aquellas lejanas épocas!

 

Cerro del castillo

Cerro del Castillo

El cerro avanza sobre el valle y en la zona más próxima al río lo vemos cortado a pico. Ni por la parte posterior se encuentra unido al ras del páramo, pues allí forma una pequeña vaguada. Perfecto como plaza fuerte (o castillo). La vista asombra. Pero…¿es posible que estemos en la provincia de Valladolid? El gran tajo del Duratón, con el río retorciéndose, acompañado por alamedas. A los pies, Rábano, Torre; al fondo, Canalejas. Arriba, navegando, buitres, alimoches, águilas. Y es que no estamos ni en el ras del páramo ni en el valle. Es otra historia.

Pico de la Mora

 

Pico de la Mora

Pico de la Mora

Último cerro, entre el del Castillo y Peñafiel. De aspecto similar al anterior pero más alto y cortado, si cabe. Blanco, con abundante polvo de cal y yeso. Otra vez los restos de impresionantes murallones anulares. Se distinguen también vestigios de accesos, entradas, caminos. Cortado a pico por el Oeste, con abundantes cuevas y viseras. Las murallas salen del paredón y se prolongan por la ladera. También hay una caída o fuerte desnivel antes, cortando con el ras del páramo. Otra plaza fuerte. Dominio sobre el valle, contacto visual con el cerro de las Cuevas, enfrente. Perfecto contraste con los majuelos de la base, verdes en verano, rojos en otoño. Majestuosa estampa.

Ríos y fuentes

Nos hemos movido en el ámbito del Duero y –sobre todo- del Duratón. Los días son todavía calurosos y se agradecen las fuentes y ríos del camino. Pasamos por el ya conocido Vallejo de las Fuentes, en el que persisten sin mayor novedad la fuente de la Chinchorra y el manantial de la Talda; la fuente de Barcolanas se perdió, al parecer, para siempre.

Vadeando el Duratón

Vadeando el Duratón

Fue agradable encontrar, en Peñafiel, la fuente de la Salud, con su pilón asimétrico respecto de los abrevaderos. Y al pie del cerro del Castillo, la fuente de la Revuelta: no vimos abrevadero, pero sí el manantial. También nos refrescamos en las fuentes urbanas de Canalejas y de Torre de Peñafiel. Al volver hacia Quintanilla cruzamos junto al humedal de la Laguna, lleno de maleza.

¡Ah! Y nos dimos el gustazo de vadear el Duratón entre Torre y Rábano. Traía corriente y el lecho era de arena. El agua fresca nos recompuso.

De vuelta

De vuelta

 

 

Vallejo de las fuentes

2 julio, 2010

Así podría llamarse un pequeño valle situado cerca de Quintanilla de Arriba, en dirección a Manzanillo, donde antaño hubo al menos tres bucólicas fuentes. Vienen señaladas en el mapa. Alguna vez hemos pasado por allí, pero no habíamos reparado en los manantiales, aparte de que es muy difícil verlos.

La fuente de la Chinchorra está en un lugar casi inaccesible: en la misma ladera, muy pendiente, del valle, cerca del borde superior. Desde abajo no se ve, pero se atisba debido a los juncos, que siempre pueden señalar un mananial. Tiene un amplio abrevadero desde el que se domina el vallejo. Parece ideal para que algunos pedan hacer buenas fotos de aves cuando se acercan a beber… Seguro que al atardecer se podría también sorprender algún tritón o gallipato.

Otra fuente, la de de Barcolanas, se encontraba muy cerca, en un barco de la misma ladera. No vimos ni pilón ni manantia, aunque sí bastante humedad. El lugar viene señalado por un nogal e incluso quedan restos de un pequeño azud para almacenar agua. Entre las dos fuentes, hace visera el estrato de caliza que suele coronar el páramo. Cuando buscábamos esta fuente cruzó, por la parte de abajo del barco, un corzo emitiendo sus típicos ladridos.


La fuente de la Talda está -o estuvo- en la otra ladera del valle. Ahora la vemos seca. Con mucha dificultad se descubre el abrevadero, más pequeño que el de la Chinchorra y totalmente invadido por la maleza.

El valle es delicioso, ideal para pasar un buen rato olvidado del mundo; por aquí cruzaba una cañada real merinera que venía de la sierra de la Demanda en Burgos e iba hacia Extremadura. Pero con las últimas roturaciones ha desaparecido por completo. Casi como las fuentes. Pero el vallejo sigue manteniendo cierto encanto.