Posts Tagged ‘nieve’

¡Nieve!

13 enero, 2018

¡El domingo pasado nevó en Valladolid! Gran noticia que no se prodiga. El día siguiente a la fiesta de Reyes estuvieron cayendo copos durante varias horas. Bien es cierto que no cuajó -¡eso ya hubiera sido demasiado!- pero en los páramos y en el sur de la provincia llegó a desplegarse un manto blanco que por la noche se helaría.

Naturalmente, a nadie se le ocurrió salir en bici. De hecho, yo me hice 20 km y sólo me encontré con otro ciclista, que iba por la carretera. ¿Para qué salir con el frío que hacía y con el peligro de que lloviera o… nevara? Eso es lo de menos: siempre es bueno dar un paseíto. Y si el tiempo lo pretende impedir, pues entonces que sea corto para no provocar. Durante los diez primeros kilómetros cayeron unas gotas de agua, algo inapreciable. Durante los diez últimos se puso a nevar con ganas y me calé… bastante. O lo que uno se puede calar en sólo 10 km.

¿Qué ruta elegir? Casi era lo de menos, pero si había algo de nieve cerca, mejor, pues en Valladolid no había cuajado. Sin embargo, en Valdestillas, sí había nevado algo. Aunque hace una semana me había dado un paseo por allí, no importaba repetir. Bueno, realmente no era una repetición, pues el paisaje estaba muy cambiado a causa de las manchas de nieve, como puede apreciarse en las fotos.

 

De manera que volví al Pino-que-todo-lo-ve blanco (ahora). Esta vez el trayecto trascurrió casi todo por viñedos. La subida al Pino fue cruzando los majuelos de Campo Viejo por el camino de Serrada. Según subía la cuesta, la nieve aumentaba, de forma que las laderas cercanas al Pino estaban totalmente blancas. Y plagadas de huellas de conejos.

Ya en el Pino, era una verdadera delicia contemplar grandes extensiones manchadas de blanco hacia los cuatro puntos cardinales. La vista alcanzaba muy bien hasta las laderas de los páramos de Alcazarén, Mojados, Portillo, Cerrato y Torozos. Se veía sol en los Montes Torozos y una horrible borrasca gris oscura sobre Mojados.

Luego, a rodar un poco entre viñas en dirección a Serrada, pues en la llanura sobresalía la punta de la torre de su iglesia. Después, en los campos del sur se divisaba la silueta de las iglesias de Ventosa, Pozaldez y Matapozuelos. Todo vestido de blanco.

Finalmente, bajé la cuesta a campo traviesa entre la nieve y, como el temporal arreciaba con sus copos helados, acabé en la cañada de Salamanca en dirección a Valdestillas, precisamente en contra del viento y nieve. Y había que rodar rápido para no terminar muy calado.

Me asomé al cauce del Adaja, que bajaba con poca agua; esperemos que siga nevando o lloviendo.

Anuncios

Nieva

19 enero, 2014

20 febrero 034

Cuando hace mucho frío, o llueve, o nieva, uno siempre duda si salir o no. ¡Bbbrrrr! Pero si acabas saliendo no sueles arrepentirte. Fue lo que nos ocurrió esta mañana. Toda la noche lloviendo y nevando. En las afueras de Valladolid, un fino manto blanco estaba cuajando…

20 febrero 0

¿Qué mejor que salir por el pinar? Es lo que hicimos, y llegamos hasta el monte Blanco. Tanto los pinos como las encinas estaban preciosos, con su adorno blanco. Los caminos estaban cubiertos y la arena, con alguna excepción, dura. A las once caía nieve fina, luego aguanieve, en el monte Blanco nevaba copiosamente y al avanzar por las estrechas veredas las ramas de las encinas llenaron de nieve, y al cruzar de nuevo por el Pinar de Antequera llovía ligeramente.

NIEVE 005

Ciertamente nos mojamos bien, y nos calamos especialmente manos, pies y piernas. Pero mereció la pena: al llegar a casa, ducha caliente y almuerzo para recuperar calorías. ¿Seguirá nevando? No parece, la tarde fue soleada.

Rodando sobre la nieve

12 enero, 2009

El domingo pasado se despertó con un poco de nieve, producto de la nevada del día anterior y de la centella de esa misma noche. Además, la niebla había bajado y la temperatura era de 7 bajo cero.

rodera

Pero como teníamos previsto salir, salimos. Hacia las 11 nos fuimos en coche  hasta San Miguel del Arroyo, donde lucía un poco de sol con permiso de la niebla que, a lo largo de la mañana, se fue despejando casi por completo.

El paseo fue especialmente grato, pues a pesar de la temperatura se notaba que el sol quería calentar un poco, lo suficiente para que, unido al pedaleo, entonara el cuerpo ciclista.  O nos hiciera olvidar el frío.

negrales

Nos encontramos muchos senderistas y caminantes que habían salido a pesar de la nieve y del frío (¿o precisamente por ellos?) El área recreativa de los Castillejos –entre San Miguel y Santiago- es, al parecer, el punto de salida para bastantes. Y no es mal sitio.

También el paseo fue grato porque las cubiertas de las ruedas no se agarraban en exceso a la nieve –que era polvo y en capa fina- y pedaleábamos con un esfuerzo normal, superior al que se hace sobre tierra seca pero bastante inferior al que se nota cuando se rueda sobre húmedo o mojado. Y sin miedo a derrapar.

pista

Y el paisaje: campos nevados, caminos nevados, pinos nevados. No es lo normal en estas latitudes. Por cierto, los conejos -a juzgar por las huellas- son muy abundantes.

¿Qué hay que ver entre San Miguel y Santiago del Arroyo. Lo dejaremos enunciado, y de ello hablaremos en otro momento:

  • El único sabinar de la provincia
  • El Chozo de las Ánimas
  • El humedal de Santiago
  • Las ruinas del monasterio del Espíritu Santo
  • Las dunas del pinar
  • El monte mixto de negrales, piñoneros y robles
  • El humilladero y su cruz…

crucero