Posts Tagged ‘Peñaflor’

Rodando por el siempre cercano páramo de los Torozos

20 enero, 2018

Los páramos son inagotables. Entre sus vallejos, laderas, montes y navas, siempre se descubre algo nuevo. Y si no se descubre, con toda seguridad que el mismo paisaje por el que cruzamos haces dos meses o dos años ha cambiado: está más verde, o más florido, o más vistoso, o el color del cielo se reflejará en sus campos dándoles una tonalidad inesperada, o…  Mientras, el pinar lo veremos, con frecuencia, igual que lo vimos la última vez, pues es más difícil apreciar cambios –claro que los hay- en los perennes pinos o en el suelo repleto de tamuja seca.

Por eso, pasear por el páramo siempre es una novedad. Si es cierto que uno nunca se baña dos veces en el mismo río, más cierto será que uno nunca pasea dos veces por el mismo páramo.

Total, que hace unas semanas –todavía estábamos en el 2017- amaneció Valladolid tan helada como soleada: buena jornada, por tanto, para dar un paseo por el vecino páramo de los Torozos. Como no disponíamos de excesivo tiempo, la rodada esta vez se quedó en los 38 km. Suficiente para estirar las piernas y calentar el corazón.

Punto de partida: Ciguñuela. A pesar de que la concentración parcelaria movió tierras y caminos, dejó algunas cañadas, y fuimos por la Carralina, rumbo norte, hacia la concentración molinera del Hontanija, entre Wamba y Villanubla. La atmósfera estaba limpia, con alguna nube sedosa, y se rodaba muy bien a pesar de que el suelo mantenía cierta humedad. Continuamos por el páramo de Villanubla siguiendo la misma cañada, que aquí se hace más sinuosa, con curvas y pequeños toboganes. Y conserva un ancho que va más allá del mero camino carretero, lo cual siempre se agradece. Después de pasar junto navas y regueras, cruzamos junto a las ruinas de la casa de la Contienda, para torcer en dirección al oeste por el camino del Francés.

Ahora teníamos a un lado los montes Torozos y de frente los aerogeneradores: nos vamos  acostumbrando a ellos, ¡qué remedio!, es el nuevo paisaje de este páramo y ha venido para quedarse. De entre los molinillos se levantó un bando de avutardas, dado el tamaño de aquellos, éstas parecían pequeñas aves.

Llegamos a las proximidades de Peñaflor pero no entramos; por el camino de la Rodera nos aproximamos hasta el borde de Valdematilla, desde donde contemplamos una hermosa estampa de la localidad, sobre el páramo que se asoma al valle del Hornija. Detrás, formando guardia, los gigantescos molinillos.

Tomamos el camino hacia el sur, que baja a algunos vallejos para subir enseguida y acabamos conectando con la cañada real merinera que viene de León; se le ha respetado un mínimo de su anchura. Por el Pigarzo paramos a contemplar un curioso corral, de traza única en nuestra provincia: mide 60 x 50 metros, sus paredes de metro u pico de altura tienen un trazado rectilíneo, y las piedras de éstas van unidas con argamasa –en vez de sueltas, como es lo habitual- lo que les da cierta consistencia. Claramente, un buen número de ovejas podía entrar aquí. En las proximidades –hacia las Navas- hay también restos de corrales y de chozos.

Seguimos rodando, ahora hacia las Navas, que cada vez mantienen menos acacias –se van muriendo las pobres- hasta que nos asomamos, sobre Castrodeza, al valle del Hontanija. La bajada es corta y fuerte. Y de nuevo a subir, esta vez por el camino del arroyo del Hoyal, cuya ascensión es muy larga y suave, y acaba conectando con la colada del camino real a Valladolid, que pasa a menos de un kilómetro de Ciguñuela, donde terminamos. El paseo no ha sido largo pero sí intenso. Aquí dejamos el recorrido.

Anuncios

Las navas de Wamba y Peñaflor

30 marzo, 2014

Navas de Wamba

El páramo de los Torozos es una inmensa llanura limitada por diferentes vallejos originados, con frecuencia, por alguna fuente o manantial que da lugar a un arroyo. Sin embargo, excepcionalmente localizamos extensas hondonadas no muy profundas, en forma de plato más o menos irregular, debidas al hundimiento o destrucción de la capa caliza que protege la superficie de la paramera a través de un proceso cárstico. Geológicamente son un tipo de dolina.

En una época normal no nos llaman la atención y, si pasamos por una de ellas no notaremos nada especial, a lo más, unas suaves ondulaciones. Sin embargo, en épocas de abundantes lluvias, veremos que en estas navas surgen charcas o lagunas de gran extensión. Es lo que ocurre, por ejemplo, entre Wamba y Peñaflor de Hornija.

23 marzo 095

La última vez que las recuerdo con agua fue en 2003, hace once años. Y a juzgar por el tiempo que permanecen con agua –algún año hasta bien entrado el verano- da la impresión de que, además de ser impermeables y alimentarse de agua de lluvia, también se nutren de pequeños y superficiales manantiales que están vivos después de épocas especialmente húmedas.

23 marzo 121

Total, que ahora es un placer desplazarse hasta al término de Wamba donde veremos una de ellas con agua, la más pequeña. Si bien más que una laguna aquello son, simplemente, charcos salteados que inundan tierras de labor. No ha alcanzado, ni con mucho, la extensión de otros años ¿tal vez está, en parte, drenada? En un pozo ganadero vemos que el agua llega hasta el nivel del suelo; en él, dos cadáveres de gallipato flotan en la superficie.

23 marzo 153

La otra nava, en el lado oeste de la carretera Wamba-Peñaflor y ya completamente en este último término, es más extensa y algo más profunda. No son charcos, sino una gran laguna de varias hectáreas de superficie. Levantamos varios bandos de patos y de otras aves acuáticas que no distinguimos en la lejanía.

23 marzo 168

Tanto en una como en otra han reforzado con piedra el firme de los dos caminos que las atraviesan, para facilitar el tránsito de los vehículos agrícolas. A nosotros nos vinieron muy bien, pues no tuvimos que rodearlas como en otras ocasiones hace años.

Completamos el paseo comprobando que todos los arroyos y manantiales estaban bien activos. El manadero del Hontanija borboteaba con ganas y unos metros más al norte, nacía un chorro de agua seco en cualquier otra ocasión. El campo rezumaba agua, la verdad. ¡Ah!, y también pasamos junto a varios molinos del Hontanija. Nos hicimos casi 70 km.

23 marzo 155

El valle del Hornija

1 octubre, 2011

El río Hornija nace en La Mudarra y muere en el Duero, cerca de Villaguer. Recorre algo más de 50 km, todos por la provincia de Valladolid y toma sus aguas de fuentes y arroyos del páramo de los Torozos. Es una de esas grietas que se abren en el páramo, dándole frescura y haciendo una inmensa planicie fracturada.

Vamos a recorrer sus primeros kilómetros, esos en los que su valle está siempre verde, aun en los peores momentos del verano más seco. Lo vemos salpicado de mimbreras y chopos, con las rocas de color rosa del páramo que se asoman, curiosas, a contemplarlo. Es un río en el que no falta el rumor del agua y el canto de los pájaros. También se dejan caer por sus prados y matorrales –no es difícil verlos- gamos, jabalíes y zorros.  Excelente lugar para perderse… y para dar un paseo en bici o andando.

Torre, Peñaflor, la Mudarra

Tres localidades se levantan en la primera parte del Valle del Hornija. La primera es La Mudarra, que se encuentra en el mismo ras del páramo. Lo mejor aquí es dar un paseo por el Hornija niño, sus muchas fuentes y abrevaderos, prados, sauces y choperas. Pocos pueblos poseen tantos y tan caudalosos manantiales.

Peñaflor, por su parte, se encuentra en un mirador, en un cabezo, sobre el valle. Nada mejor que dar un paseo por el borde para contemplar el valle desde diferentes puntos de vista. A vista de pájaro veremos las hileras de chopos, palomares, y las tierras de labor, como divididas en mil pedazos.

Y Torrelobatón, sobre un teso en medio de los valles de Hornija y Ontanija, que aquí se juntan. Si Peñaflor se encuentra donde el Valle empieza a abrirse, Torre está donde termina definitivamente de abrirse. Sólo le queda al valle recorrer un breve camino entre suaves caídas del páramo para llegar a Vega de Valdetronco, donde se pierde en la llanura. En Torre todo el mundo ve el castillo de los Comuneros, pero hay otras cosas que merecen también la pena. Por ejemplo, las muchas casas blasonadas; la plaza del Ayuntamiento, porticada y con un arco; la alberca vieja y otras fuentes; la arruinada iglesia de San Pedro que con sus altas columnas y arcos apuntados debió ser tan hermosa como esbelta. Hoy se cae poco a poco.  Y la iglesia de Santa María, aun viva, de peculiares arcos de medio punto que van de la cabecera a los pies conformando tres airosas naves.

De manera que La Mudarra, Peñaflor y Torre forman parte del paisaje del Valle e incluso puede  decirse que lo completan y perfeccionan.

Corrales y cañadas

El valle lo atravesaba un concurrido ramal de la cañada leonesa oriental. Venía de Medina de Rioseco y aparecía a la altura de la fuente de Umayor: siguiendo por el canto derecho, bajaba al valle para subir de seguido al páramo de  y bajar de nuevo a Torre. Ya se ve que los pastos del valle estaban vetados al os merinos, y que les hacían subir y bajar de los páramos. Claro que así también podían abrevar en el Hornija. Luego, se dirigía hacia Tordesillas en línea más o menos recta.

Muy cerca del Vallejo de Umayor vemos unos viejísimo corrales –piedra ennegrecida por el paso del tiempo- con un sencillo chozo en el centro. Antaño, los pastores no dejaban la majada en todo el verano.  En el arroyo de la Reguera vemos un curioso y amplio corral: tapia alta de piedra coronada por  una especie de vertiente a dos aguas. Es una construcción poco común por aquí, y no sé si sirvió para huerta –un arroyo lame la tapia-  o para recogida de ganado. ¿La vertiente es por razones de conservación? ¿O para evitar asaltos de los lobos?

Restos de corrales, algunos con pozos y abrevaderos, los vemos por los páramos contiguos.

Molinos y palomares

El Hornija era –es- un río con abundante agua, razón por la cual se llenó de molinos harineros. Podemos verlos todavía en Torre (estuvo funcionando hasta hace poco, restaurado) o en La Mudarra, donde confluye el arroyo del Gorgojón (el molino utilizaba el agua de las dos corrientes). Cerca de Umayor, en una intrincada alameda con dificultad llegamos a un viejo batán.

Bajo Peñaflor distinguimos varios palomares en buen estado que adornan el Valle. Pero también los veremos en las cercanías de La Mudarra y de Torre.

 Fuentes, navas y manantiales

El valle lo formaron sus fuentes y manantiales. Y muchos de ellos aun se encuentran vivos. La Mudarra se asienta en la mismas fuentes que dan luz al Hornija, y conforme bajamos junto al río distinguiremos más. Todas con agua. Y numerosos manantiales que surgen en ese lugar que vemos excepcionalmente verde, lleno de juncos.

Una de las fuentes más famosas es la de la Salud, en la carretera que sube desde Peñaflor a la Espina. Su chorro es generoso. De la de Umayor queda el abrevadero, pues ha sido captada para consumo. Se la oye fluir con fuerza en su caseta.  Y si bien bajo Torrelobatón no hay fuentes, en sus alrededores –sobre todo hacia el Sur- no faltan.

Y en el páramo que queda entre Torre y Peñaflor, al Este del Hornija, se suele formar dos inmensas laguna en momentos de lluvia abundante y persistente, pues el páramo no es rasante, sino en forma de nava. Todo un espectáculo digno de verse.

Poco antes de llegar a Torre recibe las aguas del arroyo Antanal que viene de San Pelayo y se surte de una de las fuentes mas caudalosas de toda la provincia. Y es que en las interioridades de la paramera existe verdadero embalse de regulación natural.

Miradores

Conforme se va abriendo, el valle muestra toda su belleza. Tal vez lo mejor de Peñaflor sea la placita mirador al final de la calle del Sol, sobre las bodegas. La línea recta que aquí parece seguir el río hace que la vista pueda contemplar una gran extensión de valle. Pero no es el único lugar. Las rocas calizas entre el valle del Hornija y los arroyos de la Reguera y son sitios excepcionales para la contemplación. También son excelentes observatorios de aves. Cuando los buitres se acercan por estos lares, suelen acabar reposando en estas rocas, pues dominan un amplio panorama.

Aerogeneradores (!)

Hasta hace unos años, estos molinillos estaban en el monte San Lorenzo, pero últimamente han llegado hasta el canto del páramo para asomarse al Hornija. La cañada real leonesa, que atraviesa ríos, montes, ciudades y tierras de labor pasa ahora bajo estos gigantes. ¡Qué le vamos a  hacer! Una cosa es cierta: el Hornija ha perdido parte de su poesía…

Despedimos, por el momento, al Hornija y a su Valle. Tiempo habrá de acompañarle hasta Vega y luego hasta su desembocadura cerca de San Román