Posts Tagged ‘Pinar de Antequera’

Los polvorines del Pinar (y 3): los lugares

20 julio, 2014

Img1238

(Tienes el mapa en la primera entrada)

Partiendo del muro sur de las tapias del Parque de Artillería podemos observar dos trazas: por un lado, la entrada al Parque de la antigua vía del ferrocarril y algo más adelante, arrancando de la misma tapia, un antiguo camino empedrado, el cual es el eje de todas estas construcciones. Este camino, de algo mas de un kilómetro daba servicio a 6 polvorines, tres a cada lado. De ellos dos explosionaron, uno se conserva y los otros tres han sido tapados.

Si iniciamos el paseo junto a la tapia, nada más comenzar se observa el primer polvorín de los enterrados: podemos ver la base de su garita de vigilancia y trazas de la entrada, además de sus respiraderos.

A unos 125 meros de la tapia, por el camino y al lado contrario de la anterior, se ve la base de otra garita de centinela: pues bien, enfrente de la misma, a unos 50 metros del camino, nos encontraríamos en el centro del cráter, el cual fue tapado sobre el 2005 y del que aún pueden observarse las puntas secas de algunos chopos que crecían al lado de la charca existente. También se aprecia que los pinos y retamas de su interior son de reciente plantación. Este corresponde a la segunda explosión, en 1950. (41.590667, -4.763120) (La ubicación en el mapa es aproximada 41°35’26.4″N 4°45’47.2″W)

Base de la garita frente a los restos del cráter del Polvorín nº 3

Base de la garita frente a los restos del cráter del Polvorín nº 3

Si avanzamos por el camino nos topamos con la carreterilla que sube desde la cañada y con el Parque de Tirolinas: aquí, desde el exterior de la valla se aprecia el único polvorín que sigue tal cual fue abandonado en su momento: puede observarse su puerta e incluso su sirena de alarma instalada bajo una teja. ¡Ojala se conserve para recuerdo y se le pueda dar alguna utilidad!

Único polvorín que se conserva (nº 5)

Único polvorín que se conserva (nº 5)

Para retomar el Camino de los Polvorines tenemos que rodear la absurda y antiestética valla que han instalado para aislar el anterior. Una vez en él, llegamos al cruce con la nueva Senda de la Legua, que en esta parte se corresponde con el camino que iba desde Laguna de Duero a Simancas. Si la atravesamos y seguimos por el camino, encontraremos a la derecha otro polvorín, también tapado pero al que se le aprecian bien los respiraderos superiores: era de los más grandes.

Los restos del segundo cráter son más difíciles de identificar pues han quedado muy bien integrados en el terreno y está poco definido: seguimos por el camino empedrado, cruzamos una alcantarilla que salva una vaguada y mas adelante un camino, también perteneciente a estas instalaciones. A unos 200 metros de este cruce, a la derecha, se encuentra el lugar donde se produjo la terrible explosión de 1940. Aun se pueden apreciar tímidos desgarros en la tierra junto con nueva vegetación. (41.584506,-4.770652) (41°35’04.2″N 4°46’14.3″W)

Zona del cráter de la primera explosión

Zona del cráter de la primera explosión

Todavía hoy se pueden observar escombros procedentes de la explosión, semienterrados y erosionados. Hay que pensar en las toneladas de grava, greda, estructuras del propio polvorín y, desgraciadamente, restos humanos, que saltaron por los aires.

Finalmente y a la izquierda del camino se aprecia el último de ellos (nº 4), también tapado junto con algunos restos de otros edificios auxiliares.

Un rincón del Pinar

Un rincón del Pinar

En cuanto a nuestro paseo, la zona en concreto, se ha convertido en una de las más divertidas para disfrutar de la bicicleta de montaña y, por supuesto, también caminando.

En fin, esperemos que esta pequeña reseña, nos facilite recordar algo de nuestra historia y del sufrimiento allí vivido por tantas personas cuando ahora rodemos por este delicioso laberinto de senderos.

44

 

Javiloby

Anuncios

Los polvorines del Pinar (2): las explosiones

18 julio, 2014
Respiraderos de uno de los polvorines (nº 2)

Respiraderos de uno de los polvorines (nº 2)

 

Explosión del Sábado, 21 de septiembre de 1940 (Fiesta de San Mateo en Valladolid)

Esta violenta explosión ocurrida en la penuria de la postguerra, acabó con la vida de más de 150 personas, entre militares y bomberos. Aunque no se conoce con precisión el origen del incendio que lo provocó, parece que fue debido a un contenedor de alquitrán. El afán por controlarlo y apagarlo, en lugar de evacuar el lugar, hizo que la tragedia fuera de esta magnitud.

Explosion 1940

Nos cuenta el cabo César Bartomeu en sus memorias que se entrevistó con el hijo menor del coronel Juan Sáez Ortega, jefe del Parque, muerto junto con otro de sus hijos en la explosión, y a este, a su vez, se lo contó el chofer que sobrevivió y fue testigo directo:

….sobre las dos de la tarde del sábado 21 de septiembre de 1940, fiesta de San Mateo en Valladolid, estando el coronel almorzando con su familia en el Parque de la Rubia, recibió una llamada telefónica informándole de que se había declarado un incendio en el polvorín, sito en el Pinar de Antequera, distante unos cuatro kilómetros. Inmediatamente se desplazaron allí el coronel, su ayudante, el capitán Redondo y el maestro artificiero Carlos Sáez Antón, hijo del coronel, y el chofer.

Dice que cuando llegaron pretendieron cerrar los respiraderos de un montículo por donde salía humo. En ese momento se produjo la primera explosión pillándoles de lleno al coronel, a su hijo y al capitán. El chofer, que se había quedado junto al coche, fue desplazado contra un pino por la onda expansiva, sufriendo rotura de clavícula y conmoción cerebral…

ppp

Del parque de bomberos de las Eras

 

Explosión del Miércoles, 14 de junio de 1950

En esta, casi 10 años después, murieron cinco personas, cuatro militares y una mujer, vecina del Pinar, además de más de 70 heridos y numerosos desperfectos en la zona.

De esta explosión, afortunadamente, aun es posible encontrar personas que la vivieron de cerca, entre ellas mi madre, Josefa, que me cuenta:

… yo estaba trabajando en Valladolid, al oír la explosión acudí caminando a la casa del Pinar a ver a mis padres y hermanos, afortunadamente todos estaban bien pero en la huerta que tenían, había aparecido un trozo de hormigón rasgado de unos 100 kg, el aspecto del pinar era desolador… (La finca estaba situada a unos 2 km. en línea recta del lugar de la explosión).

La mujer fallecida de 36 años, Hilaria Gómez salía de su casa con su cría en brazos cuando le cayó una piedra encima de 16 kg, la niña salió despedida, felizmente ilesa. Nos llama la atención, al consultar la hemeroteca, cómo la prensa de la época suavizaba y tergiversaba estas noticias.Explosion 1950

También sabemos que la vivienda en la que viven los guardas del Pinar, a unos 200 m del lugar, fue totalmente destruida y sus moradores sobrevivieron fruto de la casualidad. La madre, Consuelo, tuvo que dar a luz por aquellos días y optó por ir a su pueblo, allí estuvieron seis meses hasta que les reconstruyeron la casa.

Algunos pormenores más de estos desastres pueden ser consultados en diferentes fuentes de internet, tales como las memorias del soldado republicano César Bartomeu que vivió de cerca la primera explosión perdiendo a un amigo (se ha transcrito anteriormente parte de su relato) y también en las reseñas históricas del Parque de Artillería. Las hemerotecas del Norte de Castilla o ABC, incluso prensa extranjera dan cuenta del segundo. No obstante la información es escasa e imprecisa. Tanto en el Parque de Bomberos como en el Parque de Artillería hay lápidas en mármol que recuerdan el nombre de los fallecidos. También hay una sepultura colectiva en el Cementerio del Carmen, probablemente con un conjunto de restos, ya que consultados los partes de accidente en el Archivo del Ayuntamiento, los 9 bomberos fallecidos figuran desaparecidos. Y es que les pilló de lleno la explosión.

Se me pasa por la cabeza el pensamiento del triste destino de tantos soldados que tras la alegría de sobrevivir a los campos de batalla de la guerra murieron pocos meses después en esta tragedia.

Javiloby

pp

Lápida que se puede leer en la parte trasera del monolito a los Caídos del Parque de Artilleria. Destaca el número de fallecidos el 21-9-1940