Posts Tagged ‘Pinar’

El Pinar

26 mayo, 2020

Tierra de Pinares salta el Duero desde el sur para llegar hasta la misma ciudad de Valladolid, pues el pinar de Antequera -el Pinar para los vallisoletanos- es una gran mancha de este monte alto entre el Pisuerga y el Duero. El Pinar es el pulmón de Valladolid, ya que la ciudad se ha ido expandiendo hacia los cuatro puntos cardinales, pero sólo por el sur cuenta con terreno verde en abundancia. Son mil hectáreas de bosque pinariego, sobre todo de piñonero, si bien encontramos algunas zonas de carrasca, muy pocas de negral o resinero y algún roble testimonial. Pero si unimos los pinares limítrofes de Laguna de Duero y Simancas, con unas 200 y 800 hectáreas de monte respectivamente, tendremos un gran pinar al sur de Valladolid, de ¡20 kilómetros cuadrados! A pesar de todo, en los tiempos de la fase 0 del desconfinamiento lo hemos visto casi llenito a ciertas horas. Había que ir a otros lugares (prohibidos) para no juntar virus.

Ideal para caminar y pasear en bici, pues posee una pista verde que conecta la ciudad con Puente Duero y Simancas, una cañada real que lo atraviesa de norte a sur (y un cordel medio desaparecido que viene de las Arcas Reales), varias caminos en buen estado, un camino asfaltado con grandes baches (el del Gobernador), multitud de estrechos senderos y algunos caminos totalmente enarenados, como debe ser.

A pesar de ser un pinar y nada más que un pinar, posee zonas diferentes. Algunas de altos y enormes pinos, otras de ejemplares de tamaño mediano y también de pimpollos en pleno crecimiento. Cuenta con llanuras, pequeñas cuestas y vaguadas y, por el sur, se asoma al Duero. Las carrascas crecen en medio de una verdadera selva en las proximidades del camino del Gobernador y los pocos negrales los veremos al norte, junto a los Perales y al sur, en el ángulo formado por la cañada real y la carretera de Simancas. También posee arbolado caducifolio no sólo en la ribera del Duero, sino junto a las acequias de Simancas y Puente Duero, que lo circundan. En varios puntos crecen junqueras, testigos de viejos humedales; otras veces los testigos son topónimos, como Las Lagunillas.

La hombre también ha dejado su impronta y es parte integrante de este paisaje: el tranquilo barrio del Pinar, situado al noreste, pertenece parte a Valladolid y parte a Laguna; cuenta con dos cuarteles, parada de autobús, playa, un complejo recreativo-deportivo, la ruinas de la granja Ronquines, los restos del claustro del convento de la Merced en la arruinada granja de los Quemadillos. Vemos también los restos del polvorín próximo a los cuarteles. Y la vía del AVE, que lo atraviesa de norte a sur formando una barrera casi infranqueable, o sea, el impuesto de la modernidad.

Si el Pinar es un monte normalmente seco y austero, en el que sólo las copas de los pinos nos ofrecen un verde perenne, ahora también el suelo está completamente verde y repleto de colorido. Podemos disfrutar de humildes matorrales con flores amarillas o blancas, como las escobas, o la retama. Del azulado, empenachado y oloroso cantueso, de la atrevida silene colorata, de las rosas silvestres… O de otras flores más humildes, como -por citar algunas- las pequeñas y azules agujas de pastor… Ahora también es obligatorio rodar con gafas, pues la avena loca se inclina sobre los estrechos caminos de roderas…  La primavera ya ha hecho su labor, sólo hemos de contemplarla. ¡Ah!, y será de lo más normal contemplar a los esquivos corzos o a las huidizas ardillas. Nos esperan en el Pinar.

Pinar

19 marzo, 2020


Típica imagen del pinar de Antequera a finales de invierno, con hierba suave y verde, como recién nacida. Da la impresión de que debió hacer bueno aquel día de San José de 2011, hace ya 9 años. Se trata de un camino agradable, no tan ancho y arenoso como el de la cañada real; en este caso parece que está invitando a rodar, a pasear por él entre pinos bajos y acogedores y la hierba. Y entre sombra y sol. Aunque en nuestros pinares siempre acechan abrojos escondidos…

San Francisco de La Parrilla y una vieja cañada

28 enero, 2020

Estamos en La Parrilla. La puerta de la ermita de San Francisco de San Miguel está abierta, como invitándonos a traspasarla. Dentro saludamos al presidente de la cofradía del Santo y a una señora que lo acompaña; están en tareas de limpieza porque dentro de poco comenzará la novena de preparación de la fiesta que es el 5 de febrero, aniversario del martirio –en 1597, en Japón- de este hijo del pueblo.

Llama la atención por su limpieza y buena conservación. José María, que así se llama el presidente, nos explica la vida del Santo sobre dos precioso grabados que se encuentran a la izquierda del altar y en la sacristía. En ellos podemos apreciar una escena dantesca si no fuera por el verdadero arte que, con su belleza, lo dulcifica todo, hasta lo más terrible. Vemos 26 cruces con sus crucificados –uno de ellos nuestro san Francisco- atravesados o a punto de serlo por lanzas, sobre una colina. En el retablo, san Francisco en esa forma, otra obra de arte sencilla y popular. Llama la atención la movilidad de este parrillano en aquella época: después de recorrer muchos conventos en España, misionó en México y Filipinas para acabar muriendo en Nagasaki. Eso sin contar que fue embajador de España en Japón y consiguió del emperador que no invadiera las Filipinas. Mucho le debemos a este parrillano santo y sabio.

Nuestro santo es el señalado bajo una x, el “sol” es sólo reflejo del cristal

Vista la ermita, nos fuimos por la cañada de Montemayor a tomar la cañada leonesa, que coincide con la carretera de Tudela a Montemayor. Por aquí llegaban los ganados merinos después de pasar por Cabezón, Renedo, Tudela. A La Parrilla no se acercaban, sino que seguían por la cañada –que trazado se aprovechó para la carretera- y al llegar al pinar de las Navas torcían hacia el sur, siguiendo el camino de Camporredondo. Como era pinar, se podían extender, ensanchando el rebaño, sin mayores problemas. Unas veces hemos sido siguiendo la pista y otras –como esta- rodamos cerca de la raya de Montemayor por un camino que se asienta sobre la piedra del páramo. Al otro lado de la raya, nos mira desafiante un ganado que parece bravo.

En la cañada abundan los negrales

Entramos en el término de Portillo y giramos hacia el oeste; ahora estamos en el pinar de las Arenas. Aquí descubrimos, una vez más, que todas las cañadas discurren por un límite, y que la que hoy seguimos no es una excepción. Parece que se hicieron para delimitar municipios, montes, tierras, lomas… Pues bien, ésta leonesa avanza por el límite de las arenas y las peñas. Nuestro páramo se encuentra recubierto de arena traída por el viento del sur. Pero no está recubierto en todas partes. En Camporredondo, por ejemplo, las laderas del norte están limpias de arena, mientras que por las del sur es imposible rodar y aun caminar. Al avanzar por nuestra cañada vemos que una duna se extiende, paralela a la vía pecuaria, por el norte. A la vez, hacia el sur estamos acompañados de un espacio amplio sin pinos, sin hierba y casi sin musgo. El suelo no posee ni arena ni casi tierra, sino que aflora la piedra caliza por todas partes. Los pocos pinos que intentan crecer no lo consiguen, están raquíticos, y alguien ha plantado arizónicas.

Difícilmente crece algo sobre un suelo de piedra

O sea que vamos por la divisoria de la peña con la arena. No podía ser de otra manera. ¿Por qué? Seguramente de buscó a propósito para librarse de los terribles arenales, complicados también para el avance del ganado. Si desde La Parrilla se traza una linea recta hacia Santiago o Megeces -hacia donde van los merinos- resulta que tendrían que atravesar un arenal de terribles dunas. Entonces, más vale dar un rodeo por terreno firme.

Finalmente, la cañada cae hacia el arroyo Mesegar y cruzarlo, para enarenarse hasta límites insospechados en el pinar de los Hoyos y seguir hacia Cogeces de Íscar. Nosotros hemos pasado antes por el pico Yeseras para contemplar el amplio valle, Santiago del Arroyo y, de frente, el Riscal. También hemos visto cómo en esta época lluviosa las lagunas del Toro quieren volver por sus fueros perdidos y se producen encharcamientos cercanos, en el Prado.

Santiago del Arroyo al fondo

Visitamos lo que queda –más bien poco y ruinoso- de las antiguas yeseras al tiempo que a las ruedas se pega esta materia blanquecina. Nos salva la carretera, que nos lleva hasta Camporredondo.

Y aquí lo dejamos para seguir en la próxima entrada, con el trayecto completo a vuestra disposición.

Vientos huracanados

10 febrero, 2017

4-febrero-001No está el horno para bollos, ni el fin de semana pasado estaba para salidas en bici. El viento, que continuamente rugía y hacía temblar farolas, vallados ycarteles de  anuncios, y empujaba ramas, papeles y cartones, desanimaba al ciclista. Tanto que sólo vi a otros dos rodadores en la excursión que hice hasta Aniago el sábado por la mañana. Cualquier otro sábado a esas horas me habría cruzado con varias decenas de rodadores.

Pero tampoco es para tanto. Si te vas al pinar –como hice- resulta que el viento se reduce enormemente. No es que no se note, pero casi. De manera que atravesé el pinar de Antequera, crucé por Puente Duero y tomé diversos caminos en el pinar del Esparragal que me llevaron a Pesqueruela. Allí el río discurría tranquilo y todavía casi transparente, no había recogido el agua de las últimas lluvias.

4-febrero-048

Desde Pesqueruela rodé por un camino de servicio de la finca de Aniago que me llevó hasta el viejo monasterio. Fue un trayecto de menos de 3 km pero sin pinos ni obstáculos que, precisamente por eso, se me hizo eterno.  Al llegar al destino y ver los restos de su espadaña, claustro y otras dependencias me acordé de una cita de un libro escrito en el siglo XIX que había leído hace poco y que trata sobre nuestros antiguos mozárabes:

…en el país de los cristianos libres, donde el oficio mozárabe estaba proscrito y desterrado desde el siglo XI, no faltaron, por fortuna, algunos varones religiosos y entusiastas por nuestras antigüedades eclesiásticas que viesen con dolor la inminente desaparición de tan insignes memorias. Así, en 1436 restauró este Oficio el obispo de Segovia en un lugar de su diócesis llamado Aniago.

Y suspiré: ¡cuánta desolación ha pasado por tantos edificios de nuestros campos y pueblos! Al menos, el rito mozárabe sobrevive hoy en la catedral de Toledo y, en fechas señaladas, en San Juan de Baños o en la catedral de Salamanca… Los cardos secos contra las viejas tapias parecían acompañar mis pensamientos.

4-febrero-052

La vuelta, más rápida por el viento en popa, la hice por el monte Blanco. Aquí, como los pinos del pinar a la ida, las encinas estaban limpias por la lluvia reciente e incluso relucientes por el sol que tímidamente quería salir pero se volvía a ocultar.

Ya en el Pinar de Antequera esperaban Javier y Almu con unas patatas con chorizo y champiñones haciéndose a la lumbre, Óscar con unas orejas picantes de su autoría y Miguel Ángel con una botella de buen tintorro; conste que yo aporté un curioso blanco de tempranillo. Así que di el viento por bien empleado.

4-febrero-060

Un pinar diferente

23 mayo, 2016

20 mayo 029

Decía el viejo Heráclito que nadie se baña dos veces en el mismo río, y bien podemos nosotros decir que nadie se pasea dos veces por el mismo pinar. Y es que hemos rodado este fin de semana por el pinar de Antequera y hemos visto un pinar distinto al habitual.

Así, en muchos lugares se extiende una pradera de un verde claro que bien podríamos situarla en cualquier suave ladera de la sierra de Segovia: Aunque los pinos eran negrales, en el paisaje parecían albares de la Boca del Asno, en Navacerrada. Lo que habitualmente está seco o lleno de la tamuja de pino, ahora es una llanura de hierba alta, con espinos explotando en su flor blanca y tímidos cantuesos que empiezan a florecer con las orejas levantadas… En otras zonas, florecillas de todos los tipos, con predominio del amarillo y blanco, pero también vistosos azulejos, adornan lo que en otro momento suele ser simple arena.

20 mayo 075

Además, este pinar esta surcado por algunos caminos principales y una multitud de sendas y estrechos senderos con continuas curvas y revueltas que los unen. O sea, un lugar ideal para pasear en esta exuberante primavera que nos ha tocado en suerte. En algunos lugares, entre la hierba no deja ver la bicicleta y se acentúa la sensación de navegar por un mar de color verde. Aquí tenéis el recorrido realizado por sendas y senderos.

20 mayo 067

Por eso, no volveremos a cruzar por un pinar semejante en muchos años. Hay que aprovechar ahora. Mañana o pasado va a estar seco, pues la arena no suele retener la humedad como otros tipos de suelo. Mañana ya será otro pinar.

20 mayo 062

Entre Olmedo y el Eresma

24 diciembre, 2014

Olmedo Aguasal El Eresma entra en Valladolid como sin pedir permiso. Es un río poco conocido, pues sólo bordea una localidad: Hornillos. Antaño debió ser algo más famoso, pues un ramal importante de la Cañada Real Leonesa circulaba paralelo a él, por su margen derecha, y otra cañada real que se dirigía a Madrid lo hacía por la izquierda. Además, los despoblados de Valviadero o Brazuelas, también estaban en sus orillas. Hoy día, el Camino jacobeo de Madrid entre en la provincia juntamente con este río. Hasta que une sus aguas con el Adaja, atraviesa sobre todo tierras de pinares. Su cauce es un tajo relativamente profundo y estrecho; en muchos sitios nos hemos de acercar a él con cuidado, para no resbalar y sufrir una caída que podría ser mortal. El día de esta excursión llovía. No hicimos más de 30 km.

La Torre

La Torre

Un cerro diferente

El cerro del Telégrafo es un cerro diferente, pues ni su forma es cónica ni su cima es plana, sino afilada, como si fuera una tienda de campaña. Este cerro y el páramo que está al Este, separado por un collado, son de las pocas altitudes de la provincia que se han quedado entre el Eresma y el Adaja. La torre enlazaba con la de Almenara por el sur y con la de Mojados al norte. Queda muy poco: la base agrietada y una esquina en la que todavía vemos la escala por la que se subía a los pisos elevados del torreón. Su cima es buena para ver el paisaje en el que quiere adentrarse. No es perfecta, pues en demasiados puntos los pinos nos impiden la vista.

Panorama desde el cerro

Panorama desde el cerro

Y otro no tanto

No hay camino para subir o bajar del cerro del Telégrafo. Además, la densidad de la plantación de pinos alepensis hace más dificultosa la bajada. Sin embargo para subir al cerro contiguo no hay problema, pues tenemos una pista de cemento que se usa para acceder a las numerosas antenas que aquí se levantan. Este cerro ya es totalmente plano, de más de 2 km de largo, con la superficie de tierra buena dedicada al cultivo de cereal. Y en el extremo oriental, hay como un cabezo que quiere independizarse del paramillo, éste plantado de pinos y arizónica.

Parecían montañas en las que se quedaban las nubes lloviendo

Parecían montañas en las que se quedaban las nubes lloviendo

Bajamos por la ladera, pues el camino es puro barrizal donde cualquier bici se atascaría.

Pinar de Ordoño

La mayor parte de la superficie de este pinar se encuentra en el término de Aguasal, y limita al Este con el río Eresma. Abundan los pinos piñoneros, si bien podemos ver algún negral e incluso robles, que ahora resaltan por el color amarillento de sus hojas. Ni que decir tiene que el día de la excursión vimos multitud de setas. Está atravesado por multitud de caminos, todos muy agradables y con suelo más bien firme, no muy arenoso. Lo atraviesa también el arroyo del Cuadrón, que forma una especie de estrecho humedal con prados que se encharcan, los Prados del Cuadrón. Desemboca en el Eresma, sin salir del pinar.

Se adivina el tajo

Se adivina el tajo

Y en el límite vemos el Caserío de Ordoño, abandonado. Pero las ruinas manifiestan que fue un caserío con cierto carácter. Al lado vemos el Pino de la Tableta, uno de los árboles catalogados en la Provincia.

Lagunas y bodones

Como en toda la comarca de Olmedo y Medina, encontramos numerosos bodones en nuestra ruta. Desde la torre del Telégrafo se veían los más grandes, como la Charca de la Majada. El caserío de Ordoño se asienta sobre una extenso humedal: algunos bodones o lagunas tenían algo de agua pero otros –como la laguna de las Eras- estaban secos. Lo mismo puede decirse de los Prados del Cuadrón, que conforman otro gran humedal. Y tanto en el camino de entrada como en el de salida de Llano de Olmedo vimos bodones con agua, por no decir que en el mismo Aguasal, la Gansera y la Cárcava habían alcanzado un buen nivel.

Fochas en Aguasal

Fochas en Aguasal

Fuentes

Encontramos la famosa fuente del Avellano, en el borde mismo del desplome del Eresma. Fue remozada en 1991 y su agua tuvo fama de curar las enfermedades del estómago. No dimos con la fuente de Valandrino, que debe de estar –si no se ha perdido- en la misma orilla del río. Y la fuente de los Carreteros, en los prados del Cuadrón, ha debido secarse, pues en el mismo sitio hay ahora dos grandes pozos. Al pasar por Llano de Olmedo la fuente que hay en el camino de tenía abundante caudal y, ya en la Ciudad del Caballero, aprovechamos para lavar la bici en el caño Nuevo, una de sus siete fuentes. 14 diciembre 077