Posts Tagged ‘Población’

Pero… ¿cuándo estuvo poblada Castilla?

2 marzo, 2019

A nuestros políticos se les llena la boca hablando de despoblación, de que hay que luchar contra ella, y de que hay que repoblar Castilla. Y la verdad es que, cuanto más hablan y prometen, más se despuebla el Duero, pues son expertos en hablar y prometer pero… nada más, pues una cosa es predicar y otra dar trigo. Ahí están los páramos yermos, los campos vacíos, los vallejos tan escondidos y solitarios como antes de aparecer el hombre sobre la tierra.

Para más inri, en estos últimos años no solo se despuebla Castilla: se despueblan las ciudades pequeñas y medianas, y nadie pretende que Europa se repueble efectivamente, pues ni queremos tener hijos ni queremos que las gentes de África, Asia y América ocupen nuestros espacios cada vez más solitarios (!).

Claro que si a todo lo anterior le unimos que nuestros páramos casi siempre se encontraron solitarios ¿qué podemos hacer?

Solo recordaré que en la época prerromana la población y la cultura, la civilización, se asentaban en Andalucía, Cartagena, Levante, es decir, en las orillas del Mediterráneo. Llegaron los romanos y no subieron mucho más arriba de Mérida ni más al oeste de Zaragoza, salvo las legiones que se instalaron cerca de la montaña cantábrica para tener a raya a los astures, que allí se habían refugiado los más fieros. Ya en la época visigoda, tenemos la siguiente división territorial político-religiosa heredada del bajo Imperio romano: Amaya y Oca, en el norte de Burgos, dependían de Tarragona; Astorga de Braga; Ávila y Salamanca, de Mérida; Palencia, Segovia y Osma, de Toledo. Es decir, que la zona que luego sería Castilla y León estaba alejada de las ciudades importantes, de lo que hoy llamaríamos centros de poder, es más, fue zona de rayas y fronteras, perdida en la lejanía. Y no digamos lo que hoy es provincia de Valladolid: perteneció a Palencia, Astorga, Salamanca y Segovia. Lo más alejado de la civilización. Y lo más despoblado.

Pero si damos un paso más, nos encontramos que el valle del Duero fue arrasado por cristianos y musulmanes en el siglo VIII y ya no se volvió a poblar hasta bien avanzado el siglo XI. E, incluso, a partir de ese momento las pueblas eran, en su mayoría, de escasa importancia. Nada que ver con las grandes ciudades y poblaciones de Andalucía y la Mancha. Si a los musulmanes no les interesó subir más arriba de Madrid, los cristianos prefirieron pasar casi de largo hasta Andalucía.

En fin, poco a poco se fue reponiendo algo hasta finales del siglo XIX, pero siempre su densidad de población estuvo muy por debajo de la densidad de las costas… El siglo XX fue terrible, primero por la guerra civil -no hay mas que ver las listas de caídos en las fachadas de nuestras iglesias, al margen de los tristes ajustes de cuentas– y luego, los que quedaron se fueron al País Vasco, Barcelona, Asturias. En nuestros días Castilla se encuentra atravesada por autovías, autopistas y trenes de alta velocidad, que se han usado más para salir que para entrar. Y se usarán para pasar.

Tal vez todo esto forme parte de un designio trágico e inevitable hacia nuestra tierra. O del encanto del Duero, según se mire. Pero todo es aprovechable: si no conseguimos lo que nadie logró, podemos cambiar de táctica y fomentar nuestros encantos y atractivos, que sin lugar a dudas tenemos. Al menos, este blog intenta describirlos.

3 marzo 019.JPG

IMG-20190306-WA0024

Unos días después de publicada esta entrada un amigo me manda estas dos tiras de JM Nieto, expuestas -junto con otras- hasta el 7 de abril en el Teatro Zorrilla de Valladolid. La primera está ambientada en el despoblado de Mazariegos (Valle Esgueva); en la segunda vemos la típica trasera de cualquier pueblo de la provincia: se encuentra en perfecto estado, no como la de la última fotografía.