El Pino Mayoral

y

Hace unos meses, un fuerte vendaval se llevó por delante al Pino Laguía, el más grande de todo el Pinar de Antequera. Era un pino singular, primus inter pares, que llevaba siglos levantado en este monte vallisoletano. Pero como a rey muerto, rey puesto, alguno ha tenido que sucederle entre sus pares o hermanos y ser ahora el más grande. Tal vez lo sea el Pino Mayoral, como le conocen algunos vecinos del mismo Pinar.

Se encuentra éste donde la cañada real merinera que viene de Valladolid hacia Puente Duero entra en el Pinar, pasado el campo de fútbol y en el inicio de la cuesta que sube a la Casa del Guarda. Es en esta pequeña extensión de terreno, con la superficie relativamente limpia, donde encontramos los ejemplares más grandes de este Pinar. Bueno, también hay otro buen grupo entre el cuartel Teniente Galiana –junto al que se levantaba el viejo Laguía– y la carretera.

Pino MayoralSus datos personales son:

  • Perímetro en la base: 4.00 m
  • Perímetro a 1.25 m del suelo: 3.60 m
  • Diámetro de la copa: Unos 15 metros de diámetro
  • Altura estimada: 17 m.

No sabemos la edad, pero un oriundo del Pinar que tiene 90 añitos, le recuerda enorme hace ya 78 u 80 años. Así que los 200 los ha debido cumplir hace muchas primaveras. No sólo ha visto pasar merinos, también otros ganados, como los toros bravos que antaño se conducían hasta Valladolid para celebrar la feria de San Mateo. Seguramente no vio pasar las tropas romanas por la calzada de Clunia a Simancas, que cruzaba a 500 metros al sur, pero sí a las gentes que utilizaron el camino de Laguna a Simancas, que discurría precisamente sobre esa calzada.

Otra visión
Otra visión

Se encuentra en un lugar que, además de lindar con la vía pecuaria, era también descansadero de merinas, pues bajo su protección pasaban la noche los rebaños después de cruzar Valladolid. Con frecuencia, los civiles que vivían en el cercano cuartel de Farnesio -que entonces era más bien un campamento- entablaban conversación y relaciones con los pastores trashumantes y a veces les preparaban unas sopas calientes para entonarles. Cruzaban todos los años por estas fechas, a principios de noviembre. Y regresaban a principios de mayo.

Laguía murió de viejo, pero hubiera durado bastantes años más si le hubieran cuidado un poco, mediante las adecuadas podas, aligerándole de peso muerto. Esperemos que ahora los responsables cuiden mejor al Mayoral.

Al lado, tenemos -en pleno mes de noviembre- romeros estallando en flor
Al lado, tenemos -en pleno mes de noviembre- romeros estallando en flor

Es pura casualidad, pero hace poco más de una semana y anocheciendo, uno de los dos que abajo firma cruzaba justo a los pies del Pino y ¡malditos abrojos! pinchó ¡las dos ruedas! Tuvo dificultades para arreglar la avería y sabe Dios cómo hubiera acabado la cosa si no surge entre los pimpollos de al lado para ayudarle un vecino del Pinar, natural de la montaña –de Prioro, para ser exactos- que había sido pastor trashumante –¿mayoral?- hace muchos años. La verdad es que él no había cruzado por aquí porque en su época hacían ya parte del viaje trashumante en tren. Se agradece; siempre nos parecieron bellísimas personas los trashumantes. Fue un guiño del Mayoral. ¡Ojalá dure muchos años!

Piscatorem & Javiloby

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

2 opiniones en “El Pino Mayoral”

  1. La verdad es que es un pino bastante majo, aunque lejos de la corpulencia del Pino Laguía. Yo me fije en ese grupo de pinos (son varios grandes) en varios momentos. Uno cuando arreglaron el camino forestal que pasa junto a ellos. El asfaltado también modifico la corta pero pronunciada cuesta del camino forestal en ese punto, y seguramente eso, junto a un aumento de velocidad por exceso de confianza, mas un cambio de rasante que oculta dos curvas cerradas, hizo que un vehículo se empotrase contra uno de los piñoneros. Todavía se nota el descortezado cicatrizando en el gran pino (junto a la carretera al lado contrario del campo de fútbol). El otro momento fue cuando trazaron el saneamiento por la zona. Si no me equivoco, falta alguno de los grandes pinos que había. Les molestaría. Personalmente me da la impresión de que es mas corpulento uno cercano a la parada del autobus del Pinar de Antequera, donde también otro corpulento e inclinado pino aguanta el tirón año tras año. Se trata de un árbol no muy llamativo situado en el patio de un centro vinculado a la Seguridad Social cerca del desvío frente a la parada. Su tronco es bastante grueso. El exceso de cuidado lo ha mermado bastante, pues su copa era mayor, pero imagino que el riesgo de caída de ramas ha obligado a actuar sobre él. También hay pinos corpulentos cercanos por las zonas de juego, y alguno que han eliminado, como el que hacía de sombrilla de la portería del campo de fútbol. No gozaba de una gran altura pero si de corpulencia y de una gran copa parcialmente afectada por los disparos fallidos a portería, además de estar relativamente inclinado. Se justificaron en que corría riesgo de derrumbe para eliminarlo. Una pena porque ya era un pino bonito, aunque le faltaba algo de limpieza en la copa, pues algunas ramas muertas reposaban sobre ramas vivas, aumentando el peso de la copa innecesariamente. Como siempre, me encanta vuestro blog. Un saludo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: