¡Nieve!

13 enero, 2018

¡El domingo pasado nevó en Valladolid! Gran noticia que no se prodiga. El día siguiente a la fiesta de Reyes estuvieron cayendo copos durante varias horas. Bien es cierto que no cuajó -¡eso ya hubiera sido demasiado!- pero en los páramos y en el sur de la provincia llegó a desplegarse un manto blanco que por la noche se helaría.

Naturalmente, a nadie se le ocurrió salir en bici. De hecho, yo me hice 20 km y sólo me encontré con otro ciclista, que iba por la carretera. ¿Para qué salir con el frío que hacía y con el peligro de que lloviera o… nevara? Eso es lo de menos: siempre es bueno dar un paseíto. Y si el tiempo lo pretende impedir, pues entonces que sea corto para no provocar. Durante los diez primeros kilómetros cayeron unas gotas de agua, algo inapreciable. Durante los diez últimos se puso a nevar con ganas y me calé… bastante. O lo que uno se puede calar en sólo 10 km.

¿Qué ruta elegir? Casi era lo de menos, pero si había algo de nieve cerca, mejor, pues en Valladolid no había cuajado. Sin embargo, en Valdestillas, sí había nevado algo. Aunque hace una semana me había dado un paseo por allí, no importaba repetir. Bueno, realmente no era una repetición, pues el paisaje estaba muy cambiado a causa de las manchas de nieve, como puede apreciarse en las fotos.

 

De manera que volví al Pino-que-todo-lo-ve blanco (ahora). Esta vez el trayecto trascurrió casi todo por viñedos. La subida al Pino fue cruzando los majuelos de Campo Viejo por el camino de Serrada. Según subía la cuesta, la nieve aumentaba, de forma que las laderas cercanas al Pino estaban totalmente blancas. Y plagadas de huellas de conejos.

Ya en el Pino, era una verdadera delicia contemplar grandes extensiones manchadas de blanco hacia los cuatro puntos cardinales. La vista alcanzaba muy bien hasta las laderas de los páramos de Alcazarén, Mojados, Portillo, Cerrato y Torozos. Se veía sol en los Montes Torozos y una horrible borrasca gris oscura sobre Mojados.

Luego, a rodar un poco entre viñas en dirección a Serrada, pues en la llanura sobresalía la punta de la torre de su iglesia. Después, en los campos del sur se divisaba la silueta de las iglesias de Ventosa, Pozaldez y Matapozuelos. Todo vestido de blanco.

Finalmente, bajé la cuesta a campo traviesa entre la nieve y, como el temporal arreciaba con sus copos helados, acabé en la cañada de Salamanca en dirección a Valdestillas, precisamente en contra del viento y nieve. Y había que rodar rápido para no terminar muy calado.

Me asomé al cauce del Adaja, que bajaba con poca agua; esperemos que siga nevando o lloviendo.

Anuncios

El Pino-que-todo-lo-ve y otros lugares valdestillanos

7 enero, 2018

Día gris con amenaza de lluvia. De hecho, al poco de acabar el breve -22 km- recorrido matutino se puso a jarrear intensamente durante unos pocos minutos. El fuerte viento del suroeste no amenazó, sino que fue una realidad en aumento conforme se rodaba. Por tanto, el trayecto nos llevó, en primer lugar, a buscar los pinares, donde todos sabemos que el viento pierde bastante de su potencia.

Entre el pinar de la Dehesa y el río Adaja está la casa de Quitapesares. O estaba, porque le han quitado todo menos la fachada y una tapia. Estas estas casas de labor que sirvieron para guardar útiles e incluso cosechas están siendo abandonadas, pues ya no tienen sentido. De manera que los ladrillos mudéjares de ésta también desaparecerán dentro de no mucho. Por algunos caminos sin excesiva arena nos introdujimos en el pinar y luego, siguiendo el claro del tendido eléctrico, pusimos rumbo al suroeste.

Los pinares del Valdestillas son el único lugar de la provincia donde todavía me pierdo y desoriento. Los únicos, también, donde no me viene mal ese artilugio que es el GPS. ¿Por qué? Creo que es fácil de explicar. Los pinares son todos muy parecidos, cierto, pero cuando abundan los caminos y senderos que parecen dar vueltas sin llegar a ninguna parte y –sobre todo- se suceden los grandes claros con tierras de labor, entonces no sabes exactamente donde te encuentras. Antaño, estos claros no se cultivaban. La mayoría eran prados; queda la toponimia: prado Redondo, casa del Prado Largo, fuente del Prado, prado de Matacarne… E incluso algunos tenían sus propias fuentes, donde hoy hay instaladas casetas con su pozo y motor. Y quedan también restos de navas. Tal vez antaño el pinar fue bastante diferente y la orientación no suponía problemas, pero la verdad es que hoy se complica.

Pero llega el momento en que te olvidas de esta influencia del pinar y sales a territorios de majuelos. El paisaje ha cambiado, y no sólo por el viñedo. El suelo es de arena y cantos rodados, o solamente de cantos, las colinas con sus subidas y bajadas son lo dominante, y las vistas llegan hasta más allá del Duero. Y el viento, que estaba tranquilo y bien sujeto por los barrerones de pinos, se desmanda.

En el raso del paramillo tomamos la cañada de Buenavista que nos lleva, siempre entre majuelos y luchando contra el viento, hacia el sureste. Vemos a la derecha las torres de Pozaldez y ala izquierda el pinarillo de la Virgen de la Moya. Finalmente, tomamos el camino de los Huevos, que nos llevará de vuelta hasta Valdestillas. En ese camino cruzamos junto a un vértice geodésico desde donde se divisa bien el valle del Duero: aparecen juntas las torres de las iglesias de Villanueva y Villamarciel y, al fondo, Velliza. Es como la antesala de lo que luego contemplaremos.


Enseguida una cuesta abajo y… ¡el Pino! Se trata de un piñonero, ni grande ni pequeño, de tamaño mediano que se encuentra asomado sobre los valles y se ve desde todas partes. Y esta fue la oportunidad no tanto de verle –aunque sí de cerca- sino de contemplar todo lo que él vigila, que es mucho. Crece en un lugar llamado la Hormiga ¿porque este saliente donde se asienta tiene cierta forma de hormiga? No está claro. Las cuestas bajan hacia el sur se llaman cuestas de las Misas, seguramente porque fueron dejadas a la iglesia como donativo para misas en sufragio del alma del donante…

Dejo la bici en el camino y, caminando hacia arriba por una cuesta de escobas literalmente levantada por los conejos, nos encaramamos al paramillo donde permanece nuestro pino. Es una especie de lengua estrecha que sale del páramo y el árbol se encuentra poco antes de la punta, de manera que fácilmente vigila el sur, el este y el norte. Como si la magia existiera, nada más llegar se abre un gran claro en el cielo y el pino queda iluminado, ofreciendo ahora a la vista todos los matices que ocultaba el paisaje gris en el que casi se mimetizaba. Pero, lo que es mejor, el claro parece agrandarse y deja ver buena parte de la llanura que se puede contemplar. Al sur se iluminan el cerro de San Juan, en Villavieja, y el teso de Valdelamadre, pegados al páramo de Torozos. Valladolid aparece como una gran ciudad extendida de este a oeste, entre Simancas y La Cistérniga. Delante, Boecillo, Aldeamayor, La Pedraja, más apartado Mojados… Pero precisamente el sol, que resulta de gran ayuda para contemplar el paisaje de noroeste a este, no deja ver hacia el sur: es mediodía y, como estamos en invierno, se encuentra relativamente cerca del horizonte…

En las proximidades del paramillo, los majuelos, perfectamente trazados, parecen subir –como si de un ejército en orden cerrado se tratara- por las faldas y cuestas de las Misas para subir hasta el Pino. Más allá cruzan la cañada real de Salamanca, las vías de los ferrocarriles y, más lejos todavía, los pinares se extienden por la llanura queriéndolo invadir todo, pues no en vano nos encontramos en Tierra de Pinares.

Justo cuando nos vamos el cielo se cierra y bajamos hacia el valle del Adaja en un ambiente difuminado de nuevo por tonalidades grises. Un gavilán tarda en elevar el vuelo y cuando lo hace, se lleva un tordo entre las garras. ¡Qué bien sortea las parras y los pequeños postes y cables que dirigen los sarmientos!

Por no dar excesiva vuelta atravesamos las dos barreras de ferrocarril por zonas no muy ortodoxas y nos dirigimos a la fuente que hay junto al depósito de agua de Valdestillas, que el  recorrido de hoy ha sido corto pero cansado. Vemos que está abierta la ermita del Cristo del Amparo y cruzamos la puerta: descubrimos al levantar los ojos, una magnífica talla del siglo XVII, de un Cristo moreno y amable. Y muy grande. Muy grande para lo pequeña que es la capilla. Desde luego, en este país, encontramos obras de arte en cualquier templo o ermita, como es el caso. Hemos podido entrar gracias a una valdestilllana que tiene la llave y que, con 96 primaveras a cuestas, se ha dado un paseo hasta aquí.

De lo que no queda nada por aquí es de ese continuo trajín de ir y venir viajeros –y ganados- entre Valladolid y Madrid, o entre Francia y Portugal por este punto entonces neurálgico. O tal vez sí, pues no en vano el moderno tren que une Madrid con el norte se desliza a lo largo de este Valle de Astillas.

Y aquí el recorrido en wikiloc.

115

 

 

La Tiñosa y la Pedriza; Esguevas y Esguevillas

1 enero, 2018

Subiendo por el valle de Arranca hemos llegado al ras del páramo, que está a 900 m de altura. Nos acercamos a un corral con protecciones contra los lobos y que está unido a una casa de barro, convertida también en encerradero de ganado. Muy cerca, en una pequeña hondonada junto al valle, una caseta con su pozo y abrevadero. Hay agua, pero ¡a qué profundidades! Como tiene caldero con soga, algún verano nos ha salvado tras una buena sofoquina. El lugar, como tantos otros de la comarca, es idílico, con su prado de hierba rala, sus encinas y robles, sus majanos. Y donde no hay verde, se deja ver la tierra colorada…

Hacia la fuente de Valdileja

Nos vamos por la colada del camino real de Palencia que cruza la Burgalesa y recorre campos que fueron roturados y arrebatados al monte. A pesar de todo, abundan las encinas y robles de buen porte aislados en las tierras de labor y algunas manchas de monte. Paramos a beber agua en la fuente de Valdileja, que conocemos bien de otras ocasiones y que sigue echando con fuerza su chorro de agua.

Corral y chozo en la Tiñosa

Enseguida, nos encontramos ante un complejo único: los corrales de la Tiñosa. Único por su extensión y por las proporciones de sus construcciones pastoriles. Distinguimos dos chozos muy esbeltos y bien conservados y varios corrales –más de veinte- que gozaron de anchas tapias de piedra, hoy en buena parte derruidas. Además, vemos dos tenadas con su corral, que aún se utilizan para guardar ovino y tienen la particularidad –frente a las corralizas- de estar techadas, con tejas en este caso, a una vertiente y a dos aguas. Son, además, construcciones más modernas y necesitadas de un mínimo mantenimiento pues se soportan con pies de madera o ladrillo y entramado para el techado del mismo material.

Interior de una tenada

Nos vamos de este  complejo  con un poco de pena por no haberlo recorrido más despacio. Tal vez más adelante volvamos a pasar por aquí, nunca se sabe.

El caso es que, después de rodar de nuevo por la llanura entre tierras de labor y rodales de monte, llegamos a otro complejo pastoril: los corrales de la Pedriza. No es tan amplio como el anterior, ni cuenta con tenadas, pero tiene un chozo especial y único que, además de ser esbelto como pocos, tiene como un refuerzo consistente en un anillo de casi dos metros de alto por uno y medio de ancho que lo circunda, de la misma piedra que la cabaña. Seguramente será uno de los chozos más cálidos en invierno y frescos en verano. El lugar se encuentra rodeado de monte y muy cerca hay una caseta con pozo, mesas y barbacoas. Como para pasar una buena tarde de primavera, o un buen día de invierno.

Chozo de la Pedriza

Como no lejos se encuentra la cañada real Burgalesa, nos vamos por ella hacia el oeste. La conocemos bien, se trata de una cinta de monte entre tierras de labor, si bien se une a encinares y robledales cuando pasa cerca de las laderas de los valles. En un camino que sale hacia Población, nos acercamos a ver las ruinas de una antigua casa de labor. Pero al descubrir un poco más allá un gigantesco roble con las hojas de color ocre, no podemos menos que aproximarnos a él. Su elevado porte contrasta con la llanura, y con el resto de encinas y robles que, a su lado, no dejan de ser unas simples matas. Y volvemos a imaginar cómo sería el Cerrato hace pocos siglos, a pesar de lo soberbio y hermoso que hoy (todavía) lo vemos.

Antanillas

La cañada sigue su rumbo hacia Valladolid y nosotros descendemos en dirección a Esguevillas siguiendo el cauce del arroyo Valdeladuerna. Ya casi abajo, nos desviamos para acercarnos a la fuente de Antanillas, que mana agua por una tubería ancha de plástico y tiene delante dos feos abrevaderos de cemento moderno. Detrás todavía podemos ver las piedras de la construcción original. Bueno, al menos no ha desaparecido. Más vale así. Desde la fuente, junto a la cual abundan las flechas de yeso, se divisa el amplio paisaje del Vallesgueva.

Después de cruzar Esguevillas nos acercamos al otro grupo de bodegas, las de Carratamarilla, que en general se encuentran peor conservadas que las del Cristo -pero quedan algunas simpáticas- y de aquí nos vamos al Esgueva o, por mejor decir, a la Esgueva.

Un buen camino junto a la Esgueva Vieja

Y así, vemos cómo al menos tres arroyos o esguevillas desembocan en la Esgueva Vieja. Y es que son eso: verdaderas zanjas sofocadas por el carrizo que se unen a una tercera, más amplia. Todas parecen estar secas, a pesar de que proceden de arroyos con agua (San Vicente, Valdeladuerna, San Miguel, Nogal, Valdelatín). Tal vez sea a causa de la pertinaz sequía. Pero, en todo caso, ya se ve que los antiguos arroyos –y la propia Esgueva- han sido convertidos en zanjas, desviando los humanos su cauce conforme a sus necesidades y a los peligros de las riadas. Un poco más al sur, el cauce de la Esgueva Nueva sigue cumpliendo su función de soporte para las aguas.

Una esguevilla

El sol nos regala sus últimos rayos y las mimbreras, muy abundantes en la orilla izquierda, se vuelven incandescentes. La luz que ha llenado el día se apaga. En la otra ribera, nos parece vislumbrar una sombra que se mueve: tal vez sea la mora que al anochecer sale en busca del agua de la Esgueva para conservarla en su cueva del pico de la Alcubilla (que curiosamente significa arca de agua). Al igual que a la mora de Sieteiglesias, los hombres de Esguevillas la temen y prefieren evitarla. Nosotros también preferimos retirarnos después de una jornada luminosa y llena de aventuras, no sea que lo estropeemos al final.

 

San Vicente y Arranca

27 diciembre, 2017

Partimos de Esguevillas de Esgueva, o sea, de una inmensa explanada –inmensa para estar en el Vallesgueva– sobre la cual discurren varias esguevillas que, curiosamente, desembocan en la Esgueva Vieja. Pero de todo esto hablaremos –esguevas y esguevillas, nuevas y viejas- al final de la excursión.

Nuestro primer destino se encuentra en las bodegas del Cristo –dejemos las de Carratamarilla también para el final- desde donde contemplamos una bonita estampa de la torre de la iglesia dedicada a San Torcuato. El nombre de este santo –uno de los primeros que evangelizaron España, después de Santiago y San Pablo- se recuerda  precisamente en las localidades más antiguas de nuestra Castilla; además en Esguevillas, hacia el norte, hay un topónimo La Calzada, que indica seguramente la existencia de una antigua vía romana. Total, que sin duda Esguevillas es uno de las localidades más antiguas de nuestra provincia y región.

En el tejar

La siguiente etapa –no hemos recorrido ni 500 m- nos lleva a una vieja tejera, no tan vieja como la Calzada que pasaba al lado. Está en la base del páramo, lugar muy adecuado para extraer la arcilla que luego se convertirá en ladrillo y teja. Del horno queda la mitad y de la casa aneja casi nada. Pero vemos tejas formando hileras almacenadas en diferentes montones. Y ladrillos. Como si el tejero se hubiera ido de viaje o puesto enfermo y allí hubiera quedado su obra. Que siga por muchos años, respetada por agricultores, pastores y caminantes. Y chavalería de Esguevillas. El tejar es perfecto para contemplar los amplios valles que confluyen en Esguevillas.

Visión del valle de Esguevillas

Queremos subir al páramo por la colada de Hoyadas pero nos tenemos que dar la vuelta pues la granja San Cristóbal está vallada. Una pena, pero ya tendremos oportunidad de contemplar buenos robles y encinas.

La etapa que rodamos ahora nos lleva a la ermita de San Vicente, donde se celebran las fiestas de este patrón esguevano. Es un templo de buenas proporciones, y destaca su atrio que puede servir de amplio refugio en caso de lluvia o tormenta.  El valle de San Vicente, por el que ahora subimos, tiene un amplio fondo dedicado al cultivo y unas laderas, especialmente la norte, cubiertas de matas de encina en muchos puntos acarcavadas. El bocacerral es prácticamente vertical, e incluso a un lugar lo denominan despeñabueyes. En medio del valle vemos una balsa, hundida en el terreno, destinada a regadío.

Valle y ermita de San Vicente

Rodando, rodando, llegamos a un paraje delicioso en el que la ladera se suaviza y deja ver su tripa blanca –Torralbo se llama precisamente- de yeso; tiene la forma de un amplio circo. Contra el blanco, encinas  verdes y robles ocres, en el fondo de valle abundan las junqueras, señal inequívoca de la abundancia de agua en el subsuelo. Ascendemos por la ladera para contemplarlo todo mejor. Comprobamos que el Cerrato –como tantos otros paisajes de la provincia- nunca defrauda al que lo recorre, a pesar de que el sol sacaba demasiado bien los tonos amarillos, marrones, ocres y blanquecinos propios de una prolongada sequía. O precisamente por eso: era lo que tocaba en estos momentos.

En Torralbo

Ahora subimos como por un espigón para enlazar con la cañada real Burgalesa, cinta infinita –sobre todo en esta comarca- salpicada de abundante monte de encina y roble. Es como una alfombra, relativamente verde, que atraviesa exhaustas tierras de labor, demasiado secas.

Cruzamos la carretera, muy estrecha,  y después de subir una ladera de yeso puro, seguimos por la falda del valle de Arranca. Es una falda de maleza y matorral, muy inclinada, pero tanto para las merinas antaño como para las burras hoy no ofrece mayor dificultad; al revés, siempre es agradable rodar por un estrecho sendero que por momentos desaparece. Al fondo, el valle, todavía con sus tierras de labor y sus robles aislados entre ondulación e inclinación. Todo una maravilla, si no fuera por la pertinaz.

Por la Burgalesa

Y ahora sí, ahora la cañada ocupa prácticamente todo el fondo del valle que ha cambiado de fisonomía para convertirse en un verdadero humedal, salpicado de juncales y otras plantas que se nutren de abundante agua. Ni qué decir tiene que ahora todo está amarillo y seco. El fondo sigue siendo plano, pues el valle tiene la forma típica de artesa. Las laderas están repletas de robles, más grandes cuanto más cerca del humedal. Cerca del cerral, aparecen los pinos y las matas de encina.

Valle de Arranca donde nos quedamos sin camino

Pasamos junto a un grupo de leñadores –que además de dar utilidad a la leña, limpian el monte- y luego nos detenemos en el pozo de la Tablada, que tiene agua ¡y excelente! cerca de la superficie. Menos mal. Un poco más y la cañada se nos va ladera norte arriba, buscando el valle del arroyo Madrazo.

Pero nosotros seguimos por nuestro de Arranca a pesar de que el camino desaparece durante poco menos de un kilómetro. Y precisamente a continuación, en el último kilómetro, descubrimos dos colmenares arruinados  y otros dos corrales igualmente derruidos que nos hablan de cómo antaño estos campos y montes estuvieron un poco más concurridos.

¿Tierra o piedras? Colmenar al fondo

Y, después de unos 12 km, se nos ha acabado el valle que traíamos desde Esguevillas. Sin casi darnos cuenta, hemos llegado al páramo. Continuaremos en la próxima entrada. Aquí podéis ir al recorrido en wikiloc.

Entre La Nava y Bayona

21 diciembre, 2017

En la entrada anterior hablamos de los Evanes, que seguramente fue lo más llamativo de la excursión. Pero hubo mucho más.

Salimos de Nava del Rey, donde la noche anterior se había celebrado la procesión de la Virgen de los Pegotes, lo que se notaba en la calle y en ventanas y balcones. Por eso, cuando visitamos la ermita de la Concepción, la Virgen no estaba en su camerino habitual, sino abajo, en la nave, sobre un pequeño altar. Y un goteo continuo de navarrenses  se acercaba a saludar a su patrona.

Desde el pico Zarcero

También pasamos por el cementerio municipal, de 1889. Como hace poco más de un año habíamos visto el civil, así como el antiguo católico en cuyo recinto se encuentra la ermita del Cristo de Trabancos, teníamos esta curiosidad. De manera que recorrimos el bonito y recto paseo, adornado de hileras de cipreses, que conduce al camposanto desde el lavajo de las Cruces.

En el camino hacia los Evanes atravesamos varias cañadas y pasamos junto al Mirador, que es como un avance del paramillo sobre el valle del Trabancos. Merece la pena hacer una parada para contemplar este hondón, Sieteiglesias y, más al fondo, las agujas de Alaejos y la ermita de la Virgen de la Casita. Hacia el otro lado, la cadena de Torozos. Qué descansada vista la del que –al menos semanalmente y sin subir a la montaña- puede contemplar estos amplios paisajes de un fondo casi infinito…

El día no estuvo muy luminoso

Y después de una descansada cuesta (hacia abajo, claro), llegamos al fondo del valle, que no del río. Por un arenal que hace de lecho seco y recuerda más un desierto que un humedal, entre árboles muertos, y después de atravesar la autovía y el viaducto del AVE, nos presentamos en el Eván de Arriba.

Y dejado el de Abajo, la cañada de Bayona nos condujo de nuevo al cauce del Trabancos, que forma un territorio feraz para el cultivo, donde precisamente cruzamos otra cañada, la de Salamanca. Y así, acompañando al cauce seco y protegidos del viento oeste por el pinar, llegamos a Bayona y a la desembocadura misma del Trabancos. Bueno, lo de desembocadura es una ilusión, pues como la corriente de agua brilla por su ausencia, la unión se hace irreconocible, y todo es un maremágnum de zarzas, ramas, troncos secos y zonas pantanosas sobre lo que se avanza con dificultad.

Entre la vía y la carretera

Este lugar también estuvo muy concurrido allá por la edad media: Bayona era un pueblo no pequeño que ha dejado su nombre en cañadas, pinares y tierras; Pozuelo del Eván se encontraba en la orilla izquierda, entre el Eván de Abajo y Bayona, frente al molino; la Porra estaba entre Bayona y Pollos. Como se ve, la comarca ha ido perdiendo importancia con el paso de los siglos…

Pino en Bayona

Para volver tomamos otra vez, pero en sentido contrario, la cañada de Bayona, que nos condujo hasta el molino de Trabancos, pues hasta molinos movía nuestro imaginario río cuando era real. Río abajo quedan las Peñas de Santa Lucía –otro buen balcón del valle- y río arriba veremos las grandes peñas –alguna desprendida- que dan a la alameda del Conde. En la explanada del cauce, una gran densidad de árboles: algunos vivos, otros moribundos, muertos los más. Triste espectáculo de una belleza que desaparece para no volver. Y es que aquí –donde se levantó Pozuelo del Eván- los pozos que hemos visto, algunos bien profundos, ya no tienen agua.

Así estaba Santa Lucía poco antes de desaparecer por completo

Y seguimos el cauce –de vuelta siempre aguas arriba, claro- por la orilla derecha. Cuando quisimos pasar por el caserío de Santa Lucía del Anís ¡¡¡había desaparecido por completo, caramba, caramba!!! En su lugar, una plantación de arbolitos ¿almendros? Ya veremos. No se sabe qué es mejor, si dejar las ruinas a su aire y que se las coma el tiempo o hacerlas desaparecer para que no estorbe a una plantación. Al menos, lo primero es más romántico…

En la cañada de Salamanca

Ahora, continuamos por un sendero con agradables toboganes que nos sirvió de auténtico mirador para contemplar los prados y alamedas que sobreviven abajo, en el cauce ancho del Trabancos, hasta que llegamos a la altura del Eván de Arriba, en cuya pradera pastaba un rebaño de toros de un color negro reluciente que destacaba  de manera llamativa sobre el no menos reluciente verde.

Sendero del Trabancos

Y desde aquí, por el humedal o arroyo de los Altares, nos fuimos a enlazar con otro curioso sendero-mirador que, a media altura y entre continuos –y ahora ya un poco cansados- toboganes, nos llevó contemplando el valle –que se perdía más allá de Alaejos- y bajo la protección del paramillo de las Aguileras hasta el alto de las Calaveras. Desde aquí, después de recorrer 4 kilómetros tampoco exentos de –esta vez- suaves toboganes, nos presentamos en Nava, donde entramos por el Pico Zarcero, sobre el que se asienta la casa de la Concepción.

Ermita de la Concepción tras un bando de avutardas

Tiempo nos quedó para entrar en la catedral de Nava y admirar los tesoros que contiene.

Los Evanes

16 diciembre, 2017

Nuestro territorio provincial no sólo es paisaje, también es historia y, con mucha frecuencia, lo que vemos son paisajes históricos, como es el caso de los Evanes, de Arriba y de Abajo. Para encontrar su origen hemos de remontarnos nada menos que a la alta edad media, ya que tal vez al inicio eran propiedades de un hispanorromano de nombre Fabianus.

Lo cierto es que la primera cita documental que encontramos es de 1265 en que se nombran Febán de Suso y Febán de Yuso como parroquias medianas, es decir, que los años impares pertenecían a la diócesis de Ávila, en Castilla, y los pares a la de Salamanca, en León, cambiando de obispo el Jueves Santo, y según  Castán Lanaspa  debieron conocer su época de máximo auge en los años de separación y crisis de los reinos de León y Castilla, entre 1157 y 1230. Otros autores se remontan al siglo X, con motivo de las primeras repoblaciones ya que los restos de los castillos recuerdan a los de esa época más antigua.

Restos de la fortaleza vistos desde el exterior

Hoy el Eván de Arriba lo vemos con nostalgia y cierta pena. Toda una larga historia ha tocado a su fin: por delante, hacia el sur, se asoma al río Trabancos, bien muerto, con una densa ribera de chopos y álamos a los que también se los ve muertos o gravemente enfermos. Un caserío alargado en el que se sitúan viviendas, talleres, establos, corrales, almacenes, pajares… en ruina. La fachada, que tuvo una especie de soportal, ha desaparecido tras de una parra y otras  enredaderas. En un extremo descubrimos los restos de un viejo castillo en calicanto, que parece tener forma circular y date posiblemente del siglo X, haciendo de pared de una de las dependencias. Por el interior se aprecian huecos mechinales para apoyo de las vigas.  En el extremo oeste, al otro lado del camino, el típico empedrado de las eras.

Santa Cecilia por fuera

Todo es abandono, olvido, desolación. Frente al alargado caserío, vemos la iglesia o ermita de Santa Cecilia, del siglo XVIII, que sustituyera a otra románica, en ladrillo pintado de blanco y espadaña sin campana y con melena, exenta salvo por lo que pudo ser un establo o dependencia adosada. Dentro, el pequeño retablo de columnas neoclásicas se ha derrumbado sobre el altar, la techumbre ha cedido, el coro aguanta en equilibrio inestable y la pila bautismal ha desaparecido. La pequeña sacristía conserva una mesa de despacho, las andas de la santa olvidadas y caídas, y un pequeño armario empotrado con las letras archivo, donde se supone que el párroco guardaba los documentos relativos a los sacramentos de los feligreses. Y eso es todo. Muy cerca, dos grandes balsas o depósitos circulares llenos de agua denotan que todavía en este lugar al menos hay algún agricultor que riega.

…y por dentro

Un camino que ahora rebota en el firme o infraestructura del AVE nos lleva hasta el otro Eván, el de Abajo, a poco más de dos kilómetros. Pero mientras llegamos pasamos un agradable momento contemplando el amplio valle del Trabancos: tuvo que ser un río de buen caudal, pues de otra forma no se entiende este anchuroso valle de suaves laderas. También nos llamó la atención el buen tamaño de los cantos rodados que aparecen en estas tierras de labor, y que sin duda fueron empujados en otras épocas por una gran corriente de agua. Son una constante en el cauce y sus cercanías.

La pradera

Hasta el momento, el Evan de Abajo se ha librado de la desolación, al menos en parte. El caserío lo vemos digno, remozado, en pie, con sus establos y pajares. Se dedica a la ganadería –excelente vacuno de aspecto bravío pudimos contemplar en los prados- y también es o fue casa rural, según podemos leer en la información que ofrece internet. Pero lo mejor es el amplísimo cauce que aquí formó el Trabancos cuando estaba vivo: con sus crecidas regulares en invierno y primavera, llenaba un prado de unos 400 metros de ancho por casi 2 kilómetros de largo en el que luego, en la época más seca, podían pastar los ganados a sus anchas. Ni qué decir tiene que este régimen despareció cuando el río se esfumó, pero a poco que llueva en  primavera, el prado revive y reverdece.

San Miguel se encuentra bien, pero quiere apoyarse en los restos de fortaleza por si acaso.

Dominando este ancho espacio, sobre una explanada, vemos las ruinas de un torreón en calicanto y también, muy dañados, los restos de la muralla, rodeando una superficie más o menos cuadrangular. Como la del otro Eván, se trata de paredes especialmente fuertes y resistentes, difíciles de eliminar o destruir, muy apropiadas por tanto  para la defensa. Por eso ha llegado hasta hoy. Adosada al torreón –parece apoyarse en él- está la ermita de San Miguel, de ladrillo y tapial reforzado con cemento, que ha sido restaurada hace poco. Incluso pudo tener un foso en el que no faltaría el agua. Castán L. comenta que una imagen de la Inmaculada, en madera policromada de hacia 1560, se encuentra en el caserío: como no había nadie cuandopasamos, no pudimos preguntar.

Detalle con ventanucos (más moderno y más antiguo)

Podemos terminar esta visita al Febán de Yuso acercándonos a la densa alameda del Conde, que ocupa la pradera aguas abajo, justo donde el valle forma una ancha garganta.

Y poco más diremos de los Evanes. Ahí están, el de Arriba en ruinas y el de Abajo dedicado a la ganadería. Repetiremos que el lugar sobre el que se levanta este último no puede ser más interesante y agradable, y hemos hecho la promesa de volver en primavera. Desde luego, si en nuestro austero territorio hay lugares tocados por la magia, sin duda éste es uno de ellos.

En la explanada

Aquí tienes el trayecto -aunque nos hemos movido muy poco-; el resto de la excursión saldrá en una próxima entrada.